«

»

Breve recorrido por las diferentes edificaciones de la Basílica

1379- Capilla
1572- Portada de la Iglesia
1656-1670 Iglesia de 3 naves, cúpula y linterna. Maestro Joan Ibáñez.
1724-1731 Reformas. Pere Joan Labiesca
1752- Reformas de la cabecera del edificio. Joan de Rojas
1768- Josep Gascó y Joan Argente
1943- Nueva espadaña. Francisco Maristany
1962- Reforma en el trasaltar. V. Traver

Desde 1379 se conoce la existencia de de una pequeña capilla del tipo de reconquista, a la que afluían peregrinaciones y romerías. La capilla se va ampliando a lo largo de los siglos XV y XVI hasta el 1572, momento en el que se levanta la actual portada de la iglesia.

Se llevan a cabo nuevas obras a lo largo del siglo XVII, contratadas por el maestro Joan Ibáñez en 1656, y terminadas en 1670. Así, ya podemos ver una iglesia más evolucionada, con tres naves, cúpula y linterna (y con una estructura en forma de torre sobre la cúpula).

El cambio radial y la transformación más importante se da en 1724 (siglo XVIII), con lo que empieza ya a ir adquiriendo su actual configuración. Su construcción se lleva a cabo bajo la dirección de Pedro Labiesca. De esta manera, se configura un nuevo templo cuyas obras finalizarán parcialmente en 1731. En esta fase se aborda la nave principal de la iglesia, que se transforma en una de cuatro tramos con capillas laterales. Una segunda fase de obras y reformas acontecidas en 1752 por Joan de Rojas sirven para recomponer la cabecera del templo.

Definitivamente, las obras se concluyen en 1768 bajo la dirección de los arquitectos Josep Gascó y Joan Argente, que dejan el templo, más o menos, como lo encontramos actualmente. Así, pasa a ser el mayor santuario rural valenciano.
El 18 de enero de 1940 se inician las obras de reconstrucción de la basílica tras los daños sufridos por el edificio al finalizar la guerra civil. Se efectuaron obras en las cubiertas, cúpula y espadaña.

El templo es ancho y bien proporcionado, con una nave de anchura considerable, capillas laterales comunicadas entre si y un crucero poco marcado e integrado en el espacio interior sobre pechinas (cada una de los elementos triangulares que se encuentran en la base de la cúpula) apoyadas sobre amplios machones. Detrás del altar mayor podemos ver un sencillo camarín.

Un sistema de pilastras cajeadas (pilar adosado al muro con función estructural o decorativa), con capiteles de molduras de ovas, hojas de acanto y perlas, recorren el interior de decoración sobria, que favorece y destaca la estructura arquitectónica. Al exterior, encontramos la cúpula ochavada, es decir, esférica en el interior y poligonal por fuera, que constituye el elemento más llamativo del edificio. La espadaña (remate de la fachada principal) es una obra reciente, de 1943, llevada a cabo por el arquitecto Francisco Maristany, por aquel entonces arquitecto municipal. Maristany sustituyó la espadaña existente, en la que había una única campana, por la actual, que da cabida a tres campanas, lo cual da una mayor relevancia a la fachada principal.

El acceso al templo viene marcado por la portada de 1572, con arco de medio punto que flanqueado por pilastras con estrías. Éstas, sostienen un entablamento de estilo toscazo que está rematado todo por una hornacina que protege la imagen de la Virgen, que fue esculpida en 1970 por Manuel Rodríguez.

En la fachada, una lápida de mármol muestra una inscripción en letras góticas: OPERE SANCTE MARIE MAIOR ECCLESIE PISANE. Se trata de un posible exvoto (ofrenda hacia Dios o la Virgen) y que podría hacer referencia al comercio de lana en época medieval entre las tierras de Castellón y la Toscana en Italia, y siendo el puerto de pisa el receptor de la mercancía castellonense.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook