«

»

La plaza Cardona Vives tiene rostro a iniciativa de la Basílica del Lledó

El lunes 2 de diciembre de 2013, cuando se cumplían ciento veintitrés años de la muerte del benemérito patricio castellonense y prior de Lledó Juan Bautista Cardona Vives, la céntrica plaza de su nombre en la capital de La Plana comenzaba a tener un rostro. A las siete de la tarde el alcalde de la ciudad Alfonso Bataller y el prior de la Basílica del Lledó mossén Josep Miquel Francés, inauguraban solemnemente el monumento erigido a la memoria de mossén Juan Bautista Cardona Vives. Asistieron al acto decenas de personas y una amplia representación institucional. Junto al alcalde se encontraba el Concejal Procurador de la Basílica Miquel Soler, el presidente de la Asociación cultural “Cardona Vives” y asimismo concejal Gonzalo Romero, y los concejales de cultura Vicent Sales, de fiestas Joaquín Torres, el portavoz Miguel Angel Mulet y de Tercera Edad Marisa Ribes. También asistieron el Prohom de la Germandat dels Cavallers de la Conquesta y la reina Na Violant d’Hongria y los presidentes de la Junta de Gobierno de la Real Cofradía del Lledó, Antonio Cabezón y Teresa Vilar. En lugares discretos se encontraban la superiora de la Comunidad de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados y otras dos religiosas. La Congregación abrió su Casa Asilo en Castellón para el cuidado de los ancianos, gracias a las gestiones del propio Cardona Vives con su fundadora Santa Teresa de Jesús Jornet Ivars.

Sobre las piedras de la derribada iglesia arciprestal

El alcalde y el prior descubrieron el busto de bronce realizado por el escultor Adsuara, montado sobre un pedestal con las piedras góticas de la Iglesia Concatedral de Santa María, derribada por orden del Ayuntamiento en la persecución religiosa de 1936.

Tras la bendición del monumento, el prior de Lledó mossén Josep Miquel Francés se congratuló de que hubiese llegado el momento en que la plaza Cardona Vives, muy céntrica y conocida por todos los castellonenses comenzase a tener un rostro concreto, el del Hijo Predilecto de la Ciudad, arcipreste de Santa María y Prior de la Virgen. Indicó en su parlamento que el busto había sido colocado en su plaza, a escasos metros de la casa donde nació y murió aquel 2 de diciembre de 1890, y a la sombra de su querida iglesia arciprestal.

El prior resaltó el amor de Cardona Vives por la ciudad y por la patrona al haber instituido en 1866 el centenario del hallazgo de su imagen y por haber escrito una Novena a la Virgen del Lledó, que tuvo decenas de reediciones.

Una reliquia en el interior del busto

Josep Miquel Francés explicó que dentro del busto se había colocado una medalla de la Patrona, una biografía y una porción de la sotana con la que fue revestido el cuerpo de Cardona Vives, y que fue encontrada en la exhumación de sus restos mortales en 1990, cuando fue trasladado desde el cementerio municipal al sepulcro de la parroquia de la Santísima Trinidad.

Al finalizar se repartió entre todos los asistentes una postal conmemorativa de la inauguración, celebrándose posteriormente una Misa en la Trinidad que concluyó con una ofrenda floral sobre su sepulcro.

El busto y monumento se ha erigido a iniciativa del actual Prior de Lledó, contando con la generosa colaboración del Excmo. Ayuntamiento, en especial de los concejales Miquel Soler y Gonzalo Romero y de la empresa BP OIL.

Leer más sobre este acontecimiento y sobre mossén Juan Cardona Vives: Click aquí.

 

 

 

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook