«

»

Castellón recuerda a su Hijo Predilecto, el Prior Cardona Vives en Lledó

Murió el 2 de diciembre de 1890 en su casa de la Calle Caballeros 2, justo al lado de su Iglesia Arciprestal, -hoy Concatedral- , de Santa María.  Mossén Juan Cardona Vives fue arcipreste de Santa María y prior del Lledó y, junto con el obispo Climent, una de las figuras eclesiásticas castellonenses más relevantes en toda la historia de la Ciudad. Fue el tercero de seis hermanos que, al fallecer todos ellos sin sucesión le permitieron disponer de los cuantiosos bienes familiares, destinándolos al servicio de la iglesia local castellonense.

La misa del 4 de diciembre en la Basílica, en Acción de Gracias por su Vida y su Obra, fue presidida por el Prior Mossén Josep Miquel Francés, concelebrando quien durante mas de cincuenta años fue cura párroco de San Pedro del Grau de Castellón Mossén Francisco Martí Gasulla.

En lugares destacados participaron un numeroso grupo de miembros de la Junta de Gobierno de la Real Cofradía del Lledó, con su presidente Ferrán Barberá y su presidenta  Laura Albiol. También se encontraban presentes una representación de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, con la Superiora del Hogar “Virgen del Lledó” de Castellón, la madre Sor Lucia y miembros de la Asociación Cultural “Cardona Vives”.

La misa fue cantada en gregoriano por el Coro “Resurrexit”, que al final de la celebración ofreció un recital a los pies de la Virgen, interpretando las siete antífonas de las semanas de Adviento y otros cantos propios del tiempo litúrgico.

En el altar mayor, junto a la reproducción del retrato del Arcipreste Cardona Vives, obra del pintor Vicente Castell de 1922, se encontraba entronizada la pequeña imagen de la Virgen del Rosario, propiedad de la familia Cardona Vives, que veneraba el sacerdote en su habitación, ante la que rezaba cada día el rosario y ante la que murió.

La imagen, que fue depositada en la Basílica del Lledó después de la muerte de Cardona Vives y habiendo sido vendida y  trasladada a la Argentina, volvió de nuevo al Santuario patronal hace dos años, de la mano de Benjamín Garcés Edo, “perot” entonces de la Virgen.

36 34 29 25

20

 

Juan Bautista Cardona Vives, tiene  un busto en la plaza de su nombre en el centro de Castellón, gracias a la iniciativa y mecenazgo del equipo de Gobierno Municipal de aquel momento, del Prior de Lledó y de la empresa BP OIL.

Nombrado en su momento Hijo Predilecto de la Ciudad, fue el Prior de Lledó que tras escribir una Novena a la Virgen, fue el promotor en 1866 del V Centenario de la Santa Troballa de la imagen de la Patrona de Castellón.

A instancias suyas llegaron en 1877 las Hermanitas de los Ancianos Desamparados para fundar el Asilo, instalándose en lo que era su casa de campo, en la calle Gobernador. También por una gestión  personal habían llegado en 1858 las religiosas de la Consolación para atender el Hospital Provincial y la Casa de Beneficencia.

Cumpliendo la voluntad de sus hermanos Francisco y Manuel de construir dos iglesias en los arrabales de la Ciudad, se erigieron posteriormente los templos de la Sagrada Familia y la Santísima Trinidad. También ordenó que de su testamentaria se levantase un monumento al Rey don Jaime I en la avenida de su nombre y el Colegio de las Escuelas Pías.

Sobre su casa familiar, en la confluencia de la calle de Caballeros con la de Colón, se construyó la sede de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castelló, fundada para evitar la usura con los más pobres. Su abnegada entrega hacia los apestados en la epidemia de cólera de 1885 le valió que el Ayuntamiento le declarase Hijo Predilecto de la Ciudad.

www.cardonavives.com

10 9 5 1

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook