«

»

Confirmaciones en la Basílica de los alumnos del Colegio de Fomento Miralvent

Treinta y cuatro alumnos del Colegio de Fomento Miralvent, con sede en la población castellonense de Bechí, recibieron el pasado martes, trece de mayo en la Basílica del Lledó el sacramento de la Confirmación. En este día, la iglesia celebra a la Virgen de Fátima, aparecida en aquel lugar cerca de Lisboa, en Portugal.

Los muchachos han recibido una cuidada catequesis durante dos años en este Colegio, uno de los más prestigiosos y con un mayor rendimiento académico de toda la comarca de La Plana.

Los confirmandos procedían tanto de la capital, Castellón como de Villarreal, Burriana, Chilches, Bechi o Benicàssim entre otras poblaciones de la Plana. Por esta razón el sacramento de la Confirmación no es recibido en ninguna parroquia concreta, sino en la Basílica de Nuestra Señora del Lledó, en el centro geográfico de la comarca y con capacidad y excelentes comunicaciones.

El sacramento fue impartido por el obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, Mons. Casimiro López Llorente, en el transcurso de una celebración Eucarística en la que participaron varios centenares de familiares y amigos. La Misa fue cantada por la Coral “Veus de Lledó”.

El obispo diocesano animó a los muchachos y a sus familias a no tener miedo de profesar la fe católica y a dar testimonio de  Jesucristo. Con la confirmación se recibe el don del Espíritu Santo, para seguir avanzando en la madurez cristiana. Les puso como ejemplo a la Virgen María, que siempre estuvo cerca de su Hijo Jesucristo, aún en los momentos de mas dificultad.

Al finalizar la celebración y tras el canto de la Salve Popular a la Virgen, uno de los confirmando consagró a todos sus compañeros a la Santísima Virgen del Lledó, en una oración muy juvenil pero  llena de espiritualidad y alegría.

Visita al Camarin de la Virgen

Concluida la Misa y tras la “protocolaria” fotografía al pie de altar, los confirmando, sus familiares y catequistas subieron hasta el Camarín de la Virgen, que llenaron a rebosar. Allí el prior de Lledó mossén Josep Miquel Francés les explicó el origen del culto mariano en este lugar desde el siglo XIV y el incremento de la devoción y el amor por Nuestra Señora del Lledó con el paso de los siglos. Tras venerar la imagen de la Virgen, firmaron en el libro de Honor de la Basílica, recibiendo por parte del prior un rosario fluorescente y una estampa de la Virgen Lledonera, confeccionados para este II Año Mariano del Lledó.

La convivencia fraterna se prolongó en un ágape en los jardines que rodean el templo.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook