«

»

Desafiando el frío de la tarde, los fieles celebran la fiesta de Sant Antoni en Lledó y se bendicen los animales

Una desapacible tarde de invierno, con un viento frio y continuado no fue obstáculo para que decenas de castellonenses celebrasen en la Basílica del Lledó la fiesta de San Antonio Abad, el patrono de los animales domésticos.
A las cinco de la tarde el prior del Lledó Mossén Josep Miquel Francés celebró la Eucaristía dominical, que fue precedida por la tradicional Sabatina a la Virgen y cantada por la Coral “Veus de Lledó. Asistieron a la celebración el presidente de la Junta de Gobierno de la Real Cofradía Ferrán Barberá junto a otros miembros de Junta y Señoras Camareras de la Virgen.
La imagen de la Patrona lucía desde días antes un manto de color verde, con los escudos de la Germandat dels Cavallers de la Conquesta, la asociación que tiene a su cargo, entre otros, la participación en la cabalgata anunciadora de las fiestas fundaciones de la Ciudad, organizando la parte histórica que relata la conquista de la Plana.
En el altar mayor se encontraba asimismo la imagen de San Antonio Abad, junto a su reliquia, que posteriormente fue venerada por los fieles.
El prior recordó como Antonio, nacido en Egipto en el siglo IV, fue el iniciador de la vida en comunidad en el desierto de Tebas. Por ello recibe el nombre de Abad (Abbas=Padre). Lleva a sus pies el cerdito, por antiguas tradiciones que lo asocian a Cofradías que ejercían la caridad y también por representar las tentaciones a la que fue sometido por el Maligno. El cerdo en todo el Oriente continúa siendo un animal impuro. En tiempos de Jesús, en ocasiones, al realizar un exorcismo, los demonios entrar en una pirara de cerdos. Como rezaba la oración final de la Misa, Jesús es la fuerza que hizo triunfar a San Antonio del mal y también nos ayudará a triunfar a nosotros.
BENDICION DE LOS ANIMALES DOMESTICOS
Al finalizar la Misa, el prior salió al exterior de la Basílica llevando en sus manos la reliquia de San Antonio. Tras bendecir “les coquetes”, comenzó la bendición de los animales, llevados por sus dueños en una larga cola, en medio de un viento muy frio. Entre los animales triunfaban los perros, pero también pudo verse algún canario, una perdiz, tortugas, hamsters, e incluso algún animal exótico.
Todos los presentes recibieron “la coqueta de Sant Antoni” gentilmente ofrecida desde tiempos del prior Vicente Pascual Moliner por el “Forn Miravete” de la calle de San Roque de la capital. Habiendo fallecido Angel Miravete, es ahora su esposa y su hijo quienes ofrecen generosamente este pan dulce, en recuerdo de la caridad del Santo Abad.

PASO POR EL MANTO

El último domingo de enero, tras la celebración de la misa de las once de la mañana, habrá “Paso por el Manto de la Virgen”, el primero del año con motivo de la celebración el 2 de febrero de la Presentación de Jesús en el Templo y la Purificación de Maria.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook