«

»

El Cristo de Medinaceli abre en Lledó la Cuaresma castellonense.

La venerada imagen del Cristo de Medinaceli, que se custodia en la parroquia de la Sagrada Familia de Castellón, ha sido conducida esta mañana procesionalmente hasta la Basílica del Lledó, en la  II Estación de Penitencia Castellonense. Con este acto, las Cofradías de Semana Santa de la Ciudad, ha dado inicio a la Cuaresma del año 2012.

La celebración ha sido promovida por segundo año consecutivo por la Cofradía del Cristo de Medinaceli de Castellón. A esta iniciativa se han sumado las Cofradías de la Purísima Sangre, Paz y Caridad, Santa María Magdalena, la Venerable Orden Tercer de Penitencia y las cofradías del Distrito Marítimo. También se encontraba presente una representación de la Real Cofradía del Lledó.

Poco antes de la once de la mañana, ha sido recibida la imagen del Cristo junto al “Peiró”, o cruz de término, lugar donde confluyen las rogativas y procesiones que acuden a la basílica patronal. En este punto, el prior de Lledó mossén Josep Miquel Francés, que portaba el relicario con las reliquias de los patronos de la ciudad, ha incensado la imagen, a la que acompañaban una escuadra de Caballeros templarios y el párroco de la Sagrada Familia y Consiliario de la Cofradía, fray Francisco Pastor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la entrada de la imagen en la Basílica, la “Schola Jubilemus”, que posteriormente ha cantado la “Misa de Angelis” en gregoriano, ha entonado las Letanías de los Santos.

 

 

 

 

 

 

 

 

En el oficio religioso posterior, han concelebrado el capellán de la Basílica Mn. José Doménech y el Consiliario de la Renovación Carismática Católica y párroco de San Vicente Ferrer Mn. Juan Bautista Miralles. Mas de cincuenta miembros de este movimiento católico, estaban celebrando en la Casa Prioral de la Basílica el Encuentro Diocesano desde primeras horas de la mañana.

Al finalizar la Eucaristía, todos los asistentes han subido hasta el Camarín donde se ha rezado el Ángelus, venerándose la imagen de la Patrona. A los asistentes se han sumado un numeroso grupo de participantes en una ruta por las ermitas del término, que a esa hora se acercaban para conocer la basílica del Lledó.

La imagen del Cristo de Medinaceli permanecerá expuesta a la veneración en el altar mayor de la Basílica hasta el próximo jueves, uno de marzo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Capilla nocturna en Lledó

El domingo 4 de marzo, al finalizar la misa de las once de la mañana se bendecirá e inaugurará la capilla nocturna de la Basílica. Se tiene la voluntad de instalar el retablo de cerámica de Ferrán Guallart con los Santos Patronos de la Ciudad, en un lugar del pórtico de la casa prioral, donde los fieles puedan venerar la imagen de la Virgen durante toda la noche, aunque permanezcan cerradas las puertas del templo. En esta capilla nocturna, los devotos de la patrona podrán encender cirios y colocar flores y plantas. En esta celebración del segundo domingo de Cuaresma, participan de manera especial los miembros del Colegio Apostólico, que desfilan la noche de la Magdalena en la procesión de penitentes y que preside el periodista Eduardo Mas del Río.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook