«

»

El Cristo de Medinaceli abre la Cuaresma del año de la Misericordia en Lledó

Centenares de personas acompañaron la mañana del 14 de febrero, primer domingo de Cuaresma, la venerada imagen del Cristo de Medinaceli en su Estación de Penitencia desde la Parroquia de la Sagrada Familia hasta la Basílica del Lledó.

Desde hace seis años, con el traslado de la imagen del Cristo de Medinaceli hasta la Basílica de la Patrona de la Ciudad, comienzan la Cuaresma todas las Cofradías penitenciales de Castellón.
La Santa Imagen, escoltada por un grupo de Legionarios, se acercó lentamente hasta la Basílica del Lledó, mecida por sus costaleros y acompañada por todos los miembros de la Junta de Gobierno de la Cofradía del Cristo de Medinaceli, presidida por Carmen Forés. También participaron en la procesión el Consiliario de la Cofradía M.I. don Joaquín Guillamón Alcón, párroco de la Sagrada Familia.

La Imagen fue recibida junto a la Cruz de Término por otra procesión, que había partido minutos antes de la Basílica con su Prior Mossén Josep Miquel Francés y por miembros de la Junta de Gobierno de la Real Cofradía del Lledó, portadores de la cruz alzada.
El Peiró o Cruz de Término es el lugar donde habitualmente se recibe a las romerías o peregrinaciones que se acercan hasta el Santuario.

A la llegada de la imagen junto a la Cruz, el prior procedió a incensar la Santa Imagen, saludando a quienes le acompañaban entre otros a los presidentes de la Junta de Gobierno de la Cofradía del Lledó Ferrán Barberá y Laura Abiol. También estuvieron presentes el Diputado de Cultura de la Excma Diputación Provincial Vicent Sales, el Diputado autonómico Miguel Ángel Mulet, otros concejales del grupo Popular del Ayuntamiento de la Ciudad, el Hermano Mayor de la Cofradía 2016 Pepe Mora y los Hermanos Mayores de años pasados.
A la llegada de la imagen a la Basílica fue colocada en el presbiterio, comenzando la Celebración de la Misa Solemne, cantada en gregoriano por la Coral “Resurrexit” de Castellón.

El prior recordó en su homilía que la Cuaresma de este año se enmarcaba dentro del Año de la Misericordia y en un año emblemático para Lledó como los 650 años de la Santa Troballa de la Imagen de la Virgen. Mirando al Cristo de Medinaceli recordó que de esta manera, hasta el final, nos había amado el Padre Dios y nos había mostrado su misericordia.
Incidió asimismo el Prior en las pautas que nos marca la iglesia para la Cuaresma, la oración, el ayuno y la limosna penitencial, sin olvidar que estando con Cristo se puede superar toda tentación.

Carta del capellán de la cárcel de Castellón a los fieles de Lledó

Al finalizar la Misa se ofrecieron preces por los enfermos y se dio lectura a una carta del capellán de la Cárcel de Castellón el P. Florencio Roselló agradeciendo la generosidad de los fieles de Lledó durante las pasadas fiestas de Navidad y los cien euros que cada mes se entregan desde la Basílica para Pastoral Penitenciaria.
El canto de la Salve y la visita de los centenares de fieles al Camarín de la Virgen cerraron los actos de este primer domingo de Cuaresma. La imagen del Cristo de Medinaceli permanecerá durante toda la semana en la Basílica del Lledó.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook