El documento pontificio de la Basílica del Lledó

El Breve Pontificio que reconoce la dignidad de basílica para el santuario de la Mare de Déu del Lledó está fechado en Roma, junto a San Pedro, el 18 de marzo de 1983, quinto año del pontificado de Juan Pablo II. El Papa comienza recordando, para perpetua memoria, que existe en la ciudad de Castelló un Santuario dedicado a María, “significado” ya en 1966 por su antecesor Pablo VI,  donde se venera desde tiempo remotos una imagen de la Virgen bajo el título de Lledó. “Todos los fieles de la región”, se indica en el Breve, “comenzaron a aceptarla como a su principal patrona ante el Señor y como medianera de todas las gracias singulares que concede Jesucristo, único Salvador de los hombres”.

Continua diciendo el documento, originalmente redactado en latín, que tanto la imagen como el templo habían alcanzado una gran influencia, dada la solicitud de los sacerdotes y de la cofradía allí fundada, no solo para alimentar la fe católica de muchos y fomentar entre ellos la caridad, sino también para conservar, de una manera especial, la devoción a la dulcisima madre del Redentor y aumentarla de día en día.

Tras estas consideraciones el Papa quiere acceder a la petición del obispo diocesano y a los deseos presentados por el clero y el pueblo, que solicitaban la dignidad de basílica para el santuario patronal. Por eso, ratificando la sentencia de la Sagrada Congregación Pro Sacramentos y Culto Divino, por su apostólica potestad y por estas letras, a perpetuidad, el papa Juan Pablo II elevaba al grado y dignidad de basílica, el santuario dedicado a la bienaventurada Virgen María del Lledó. El documento pontificio concluye ordenando que esta decisión sea observada religiosamente, y surta efecto desde aquel momento y para siempre, otorgando al obispo diocesano y a todos los fieles, la Bendición Apostólica.

El Breve Papal, sellado con un sello en tinta roja con la figura de san Pedro, el pescador, aparece expedido por el Secretario de Estado, el cardenal Casaroli, encargado de los Asuntos Públicos de la Iglesia.

<– Volver

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales

    Facebook
    Facebook