«

»

El “Paso por el manto” de los niños de Primera Comunión, desbordó la Basílica del Lledó.

Ciento noventa niños y niñas de Primera Comunión de todas las parroquias de la ciudad y del Distrito Marítimo, llenaron a rebosar el pasado domingo día 14 de Junio las naves de la Basílica de la patrona de la ciudad, en un “Paso por el Manto de la Virgen” masivo.

Desde mucho antes de las once de la mañana comenzaban a llegar los niños y niñas que han recibido este año su Primera Comunión en las parroquias de Castellón. También acudieron varias decenas de niños procedentes de otras parroquias como Benicássim, Almazora, Artana o Borriol.

El “paso por el manto” de los primocomulgantes es el más numeroso y alegre de las cuatro ediciones distribuidas durante todo el año.

A las once celebró la Eucaristía el prior de Lledó Mn Josep Miquel Francés, cantada por la Coral “Veus de Lledó” bajo la dirección de María Martín. Los niños desbordaron los bancos reservados, ocupando muchos de ellos otros espacios y sillas dispuestas en cualquier lugar donde podían habilitarse. Tras el canto del “Santo”, el prior invitó a un numeroso grupo a rodear el altar mayor, para que como una gran corona de amor recibiesen a Jesús bajo las especies de pan y vino, su Cuerpo y su Sangre.

 

Colecta para Cáritas Diocesana

Tras la homilía, tomó la palabra el Director de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón Juan Manuel Aragonés que explicó cual era la labor de esta importante organización católica al servicio de los más pobres y necesitados de nuestra ayuda fraterna. En el momento de la colecta se distribuyeron a todos los presentes centenares de estampas con la imagen de la Virgen sin manto, en conmemoración de los 75 años de la bendición de la imagen de la patrona y de su regreso al restaurado santuario tras la persecución religiosa de 1936.

En el momento de la Sagrada Comunión cuatro sacerdotes distribuyeron el sacramento, agotando las formas del sagrario. Se calcula que comulgaron más de trescientas personas.

Tras las preces de invocación, el perot de la Virgen Benjamín Garcés descendió la imagen de la Virgen desde el Camarín hasta el altar mayor, comenzando el “paso por el manto”.

En el trascurso de vivieron momentos muy emotivos como los besos y los piropos de los niños a la patrona, o cuando muchos de ellos tomaban entre sus manos las manos de la Virgen. Otros con el traje de marinero, invitados por el prior hacían sonar los silbatos en honor de la patrona. A todos ellos se les distribuyó un diploma con el sello pontificio de la basílica.

 

Decenas de niños pequeños

El paso de la Virgen especial para niños de Primera Comunión se completó con la presencia de decenas de niños pequeños, algunos de apenas semanas, de hermanos y de mujeres embarazadas. Especialmente emotivo y significativo cuando unos padres le presentaron al prior su hijo pequeño, explicándole que en el anterior paso por el manto del mes de enero aquel niño iba a ser intervenido por algo muy grave, que hacía peligrar su vida. Ahora el niño estaba restablecido, completamente sano y sin secuelas. Los padres lo atribuyeron a la protección de la Virgen y por eso regresaban con su hijo rollizo para darle gracias.

Casi a las dos de la tarde, y tras más de hora y media de paso por el manto, la imagen de la Virgen regresaba a su trono en el altar mayor de la Basílica del Lledó.

Por la tarde el prior recibía la noticia del nombramiento del nuevo Concejal-Procurador de la Basílica, tras la constitución del nuevo Ayuntamiento el pasado sábado día 13.

 

 

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook