«

»

El salvamento de la imagen de la Patrona de la ciudad en 1936, su ocultamiento y la bendición de la nueva imagen-relicario en 1940, centro de la Conferencia dictada por el Prior de Lledó en el Casino Antiguo

Las vicisitudes por las que pasó la imagen de relicario de alabastro que contenía la pequeña imagen de la Mare de Déu del Lledó como consecuencia de la persecución religiosa, el estallido de la Guerra Civil a partir del 18 de julio de 1936 y su posterior recuperación, así como la construcción de la nueva imagen-relicario y su bendición en mayo de 1940, fueron objeto de la conferencia del prior de la Basílica de Lledó, Josep Miquel Francés, ante un numerosísimo auditorio en el salón pompeyano del Real Casino Antiguo.

La conferencia tuvo lugar el pasado martes, 28 de abril. Se encontraban en la presidencia el Concejal de Cultura del Excmo Ayuntamiento Vicent Sales, el presidente y vicepresidente de la Real Cofradía, la vicepresidenta de la Junta de Camareras, el Clavario y el Perot de la Virgen de este año. Durante buena parte de la conferencia estuvo presente el alcalde de la ciudad, Alfonso Bataller.

Interesante y llena de detalles novedosos a pesar del tiempo transcurrido, ya que se está conmemorando en estas fechas el 75 Aniversario de esta fecha, la intervención del prior de Lledó cautivó al público asistente a una conferencia, que llenó a rebosar el salón.

Tras un primer recuerdo al alcalde Manuel Aragonés Cucala, que fue quien firmó el salvoconducto que posibilitó que el académico Juan Bautista Adsuara pudiese salvar la imagen del la Lledonera y que no tuvo responsabilidad alguna en la demolición de la iglesia de Santa María, pues ya había sido sustituido como alcalde, se refirió a toda la peripecia por la que pasaron, tanto la imagen-relicario, como la pequeña imagen milenaria de la Virgen, haciendo uso de una prolija documentación y citando fundamentalmente los testimonios del escultor Juan Bautista Adsuara Ramos y de Angel Sánchez Gozalbo, que tuvieron un protagonismo destacado en la salvación de la imagen y en su recuperación.

La última parte de la conferencia estuvo centrada en la realización de la nueva imagen-relicario (ya que la antigua fue dañada gravemente, pues le faltaban las manos y la cabeza) que fue encargada al pintor y escultor Juan Bautista Porcar, aunque finalmente fue realizada, en los talleres de éste por el escultor Tomás Colón Bauzano y finalmente bendecida el día 4 de mayo de 1940 en un acto celebrado en La Farola, por el arzobispo de Valencia, doctor Prudencio Melo, asistido por los obispos de Segorbe y Tortosa, siendo trasladada la imagen, esa misma tarde, al santuario, ahora basílica del Lledó.

Fuente principal de la información José Luís Serrano en “Castellon información, El diario digital de Castellón”.

www.castelloninformacion.com

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook