«

»

ENTREVISTA: El Prior nos acerca la “casa de la madre”. Mossén J. Miquel habla del auténtico sentido de la Basílica del Lledó y la vinculación de la Patrona con el pueblo de Castellón.

Revista CASTELLO AL MES. Mayo 2013.
Entrevista a Mossén Josep Miquel Francés Camús,
Prior de la Basílica de la Mare de Déu del Lledó.

“La devoción al Lledó se demuestra en el día a día, con la oración callada, de agradecimiento y petición”

Mossén Miquel junto al Altar Basílica LledóEl Prior de la Basílica de la Mare de Déu del Lledó, Mossén Josep Miquel Francés Ca­mús (Camp de Mirra, 1955) ha dejado cons­tancia de su carisma, erudición y entusiasmo en las distintas facetas de su vida. Licenciado en Historia del Arte, compaginó la investigación histórica con la profesión periodística y sus inquietudes culturales y artísticas, hasta que fue ordenado sacerdote con 40 años. El obispo de la Diócesis, Don Casimiro López Llorente, lo nombró Prior de Lledó en septiembre del 2010 y desde entonces “anuncia a Jesucristo desde la Casa de la Madre”, que -como le gusta destacar- tie­ne siempre las puertas abiertas para acoger a los fieles que encuentran “alegría, esperanza, consuelo…”

La expresividad de sus gestos y el énfasis en sus palabras también evidencian esa transparente devo­ción mariana que -según el Prior- todo sacerdote y creyente debe tener porque es un camino que lleva a Dios. En el mes de mayo, esa veneración y fervor por la Mare de Déu del Lledó se manifiesta durante las fiestas que se celebran en su honor. Sin embargo, Mossén Josep Miquel no titubea al recordar que lo más importante no son los festejos; “la devoción a la Virgen se demuestra en el día a día, con la oración silenciosa de los fieles, las mujer embarazada que viene a la basílica antes de dar a luz o el enfermo que reza para asumir o superar una enfermedad”.

La primera salida del Papa Francisco, el día siguiente de su elección, fue visitar la Patriar­cal Basílica de Santa María la Mayor -con la que el Lledó está vinculada espiritualmente-para rezar ante el altar de la Virgen “Salus po­puli romani”, la patrona de Roma ¿Comparte con el Santo Padre la profunda devoción por la Virgen?

Todo sacerdote y todo cristiano deben ser devotos de la “Mare de Déu”, porque es la ma­dre de Jesús, Dios hecho hombre, y por tanto de Dios. Ella es la que nos lleva a su hijo. Yo repito constantemente que Lledó es la “casa de la mare”, donde las puertas están siempre abiertas, donde nos sentimos acogidos, encontramos consuelo y compartimos alegrías.

En Castellón esta devoción hacía la “Mare de Déu del Lledó” está arraigada desde hace 600 años. Como afirmé en la homilía de la toma de posesión como Prior: “Dios ha querido hacerse presente en Castellón a través de su madre”. Desde las ocho de la mañana hasta que anochece, hay un río continuo de gente que viene a la basílica y aquí encuentra “alegría, esperanza y consuelo”…, como le cantamos en la Salve Popular. Cuando los fieles entran se encuentran con la imagen de la Virgen en el altar y con el Sagrario, que para hacerlo más visible se ha iluminado. La música también juega un papel muy importante, y durante todo el día se escu­cha de fondo música clásica, gregoriana o de órgano. Se ha intentado crear un espacio y un ambiente favorable, a través de la luz y la música para serenar el espíritu, descansar, reflexionar y orar en la “casa de la mare”. Esa es la clave: Dios ha querido hacerse pre­sente en tierras de la Plana desde hace más de 600 años a través de su madre. Y por ella llegar a Jesucristo, su Hijo. Ya lo advirtió el Papa Juan Pablo I: “Dios es Padre, pero también es Madre”.

¿La crisis económica ha llevado a la gente a buscar amparo en la Virgen?

Tal vez sí. Pero no se acercan a la Virgen sólo para pedirle por cuestiones materiales. La crisis es mucho más grave y más seria. Mu­cha gente lo sabe y lo sufre. Es una crisis de valores, una crisis an­tropológica. Es una crisis del sentido de la vida. Muchos quieren encontrar algo o “alguien” que les ayude a buscar el equilibrio y la armonía en su vida. Y ese “alguien” no puede ser otro sino Dios. En este sentido la crisis nos está ayudando a todos a comprender, entre otros aspectos, la importancia de la familia; ha demostrado que si pones todas las esperanzas en el dinero, cuando explota la burbuja te quedas sin nada. Y en medio de las dificultades económicas que están sufriendo muchas familias se pone de manifiesto también la generosidad de la gente de Castellón. Un claro ejemplo está en los donativos que los fieles depositan en el limosnero emplazado debajo de la imagen de San Antonio, donde se puede leer: “San Antonio procura por el pan de los pobres, deposita aquí el dinero para quien lo necesita”. Estos donativos no se utilizan en absoluto para el cul­to, las flores o arreglos de la basílica; se destinan íntegramente a las personas que se comprueba que más lo necesitan. Una cantidad muy importante se entrega a Cáritas; y el resto lo reparte la basílica entre personas y familias desamparadas e incluso en algunas ocasiones a jóvenes que han salido de la prisión y no tienen recursos. La Basílica ha llegado a pagar hasta para evitar un desahucio de un matrimonio joven. La verdad es que la gente de Castellón es muy generosa y ha demostrado su confianza con la Iglesia y en la Basílica de Lledó, que continua siendo muy especial para la ciudad.

¿Cómo se fomenta el amor a la familia desde el Lledó?

Mossén Miquel en Camarín Virgen Lledó

La familia es un tema crucial hoy en día. Sin embargo, en una sociedad donde se an­tepone el individualismo o el relativismo moral a la persona, se están destruyendo los vínculos familiares. Por ese motivo, en la ba­sílica del Lledó aprovechamos las bodas para preparar a las parejas a formar una familia cristiana. Queremos que los novios vivan una celebración hermosa, pero ante todo les ayudamos a construir la base firme de una familia cristiana y orientarlos para superar las dificultades que surjan en el futuro. En este sentido, cuando llegan parejas con pro­blemas y piden ayuda al Lledó donde se han casado, los derivamos al Centro de Orienta­ción Familiar (COF), donde se encuentran con sacerdotes, psicólogos, asistentes socia­les…, que hacen una gran labor.

¿Qué es lo que mueve a centenares de castellonenses a venerar a la Virgen del Lledó en sus fiestas mayo­res, que se celebran en mayo?

Es una devoción de siglos, gracias a que las familias han ido transmitiendo la fe y la devoción a la “Mare de Déu” de generación en generación. La realidad es que desde 1924 la devoción al Lledó ha tenido un auge extraordinario y de manera especial desde la declara­ción del santuario como basílica. Son hitos que van manteniendo y alimentando la devoción y el amor de siglos de Castellón. Después, la misión de la Iglesia y del Prior es actualizar esa devoción en cada momento concreto de la historia y evange­lizar al pueblo cristiano, siempre desde la Casa de la Madre y teniendo en cuenta la época y circunstancias actuales. La socie­dad ha cambiado y aunque la veneración a la “Mare de Déu” se mantiene, hay que actualizarla. Debemos dotarla de sentido y de contenido, depurando aquellos aspectos que son poco cristianos. Este es mi mensa­je: “Anunciar a Jesucristo desde la Casa de la Madre”. Y por eso, cuando llega el día de la fiesta es una eclosión de estos sentimientos y esa fe. Sin embargo no hay que olvidar que lo más importante no son las celebraciones festivas; lo fundamental es el día a día, la oración silenciosa de los fieles, la mujer embarazada que viene ante la Virgen antes de dar a luz y la persona agradecida que ha salido de una operación, o que reza para superar o asumir una enfermedad.

Entrevista Mossén Miquel-3

Actos litúrgicos y religiosos, además de otros de índole cultural y popular: el triduo, un certamen literario, la cabalgata anunciadora de las fiestas, la serenata a la Vir­gen, una misa pontifical y una pro­cesión general. ¿Quién se encarga de la organización?

Son unas fiestas de la ciudad de Castellón, que organiza la Real Cofra­día del Lledó en colaboración con el Prior de la Basílica y del Ayuntamien­to, porque son celebraciones de todos. El clavario es el responsable del día de la festividad de la Mare de Déu del Lledó. Este muchacho y su familia tie­nen una especial relevancia ese domin­go y en la procesión tiene el honor de portar la bandera de la Virgen, junto a los otros dos cargos más antiguos del Lledó: el concejal procurador y el prior de la basílica.

Mossén Miquel durante entrevista en LledóEn estas fiestas, junto al Prior y al concejal procurador, el cargo del Clavario es uno de los más antiguos del Lledó ¿Quién es este año y qué función tiene?

Este año es Manuel Giner Vilar y su función es representar a toda la ciudad de Castellón.

Además del fervor de fieles durante las fiestas mayores, es con­tinuo el flujo de feligreses a la basílica -abierta todos los días- ¿Hace falta más oración?

Sí que hace falta más oración. Santa Teresa dijo que la oración es entrar en una relación personal y de intimidad con aquel que sabes que te ama. El cristiano, el creyente ha de tener necesariamente una relación personal con Dios. Y a través también de la “Mare de Déu”, como mediadora, que intercede por nosotros ante Dios. La oración no es sólo rezar padrenuestros y avemarías o recitar palabras de me­moria. La oración es entablar ese trato de amistad con Aquel que sabes que te ama. Diría todavía más: La oración, para una persona creyente, es como el aire que se respira. Si abandonas la oración, te hundes. He comprobado que hay gente que sólo viene a la basílica esos días de fiesta y no vuelve al Lledó en todo el año. Es importante festejar a la Virgen; sin embargo, vuelvo a reiterar que la devoción a la Virgen se demuestra en el día a día, con la oración callada, de agradecimiento y petición.

Entrevista Mossén Miquel-6

El paso por el manto se ha convertido en uno de los actos más emotivos que se celebran en la basílica ¿Cómo nació esta tradi­ción en busca de acogimiento y protección?

Nació hace unos 15 años y son numerosos los fieles que acuden al Lledó en busca de esta acogida y protección. El paso por el manto no supone ningún rito mágico ni extraño, ni tampoco una patente de seguridad. Es un signo de protección por parte de la Madre del Señor. Comienza con una oración comunitaria por todos aquellos que van a ser acogidos y con la bendición. El amplio manto de la imagen del Lledó, en forma de campana, es un símbolo de la mater­nidad divina de la Virgen, pero también del amparo que representa su protección. Hay cuatro momentos al año en que esta acogida se hace real y los fieles pueden estar debajo de este manto: La primera fecha es el primer domingo anterior a la Candelaria o Presentación del Niño Jesús en el templo; la segunda en el mes de junio, para los niños de 1ª Comunión; la tercera en torno al 8 de septiembre, festi­vidad del nacimiento de la Virgen; y la última, el sábado anterior al primer domingo de Adviento. Por otra parte, el pasado abril realiza­mos un paso del manto especial para equipos de la cantera del Club Deportivo Castellón.

También se ha abierto el Camarín a todos los fieles…

Entrevista Mossén Miquel-5Es una forma de que los fieles tengan la oportunidad de acercarse a la imagen de la Mare de Déu del Lledó. Al finalizar la misa domini­cal le damos la vuelta a la imagen, de cara hacia el Camarín. La gente sube y ve la imagen de cerca y reza. Antes el Camarín estaba siempre cerrado y sólo se abría en determinados mo­mentos.

Ahora el Camarín ya no es priva­tivo de ningún grupo concreto, sino que se ha convertido en un espacio de oración. La gente lo agradece mucho. Muchas veces hay cola hasta las dos de la tarde y vienen muje­res embarazadas, niños, enfermos… Y sirve incluso para confesarse.

Históricamente, el Lledó ha sido cen­tro de peregrinaciones… ¿Se mantiene?

Todavía se mantiene. Vienen hasta Lledó grupos de fieles de distintos puntos de la provincia de Castellón y tam­bién de la de Valencia. También, turistas extranjeros aprovechan sus vacaciones en Castellón para venerar a la Virgen. Este mes de mayo viene un grupo de Canadá, que han descubierto la basílica por su web. Quieren celebrar la Eucaristía. La web oficial de la Basílica (www.ba­silicadellledo.es), ha sido un instrumento de divulgación realmente impresionante. La han visitado ya varios miles de personas.

Entrevista Mossén Miquel-9

¿Cuántas bodas hay previstas para este año en el Lledó? ¿En los últimos años, se ha incrementado o disminuye el número?

Para el 2013 hay inscritas unas 40 bodas; una cifra inferior a la de hace dos años, cuando se contabiliza­ron 70. La celebración de los matrimonios ha bajado a un ritmo de diez u once por año. Existen varias ra­zones para este descenso: En primer lugar hay muchos jóvenes que prefieren vivir juntos sin comprometerse, lo que supone una falta de madurez; otros no quieren o no pueden casarse por la Iglesia; y hay parejas que aluden a dificultades económicas.

En cuanto a la riqueza patrimonial de la basílica ¿Qué obras de arte atesora?

Mossén Miquel Francés Camús Prior del LledóLa basílica del Lledó perdió mucho patrimonio durante la persecución religiosa de 1936. Después se ha ido recuperando poco a poco, y se han adquirido patrimonio nuevo. Entre las pinturas más recientes es­tán los cuatro cuadros de los Papas vinculados con la basílica del Lledó y las pinturas de Amat Bellés (en las pechinas de la cúpula y los medallones con el Misterio del Rosario que están en la nave). Después también hay obras de Ramón Catalán. En cuanto a las escul­turas, las imágenes de San Cristóbal y San Vicente, de Álvaro Falomir; así como la Virgen de la Naranja, del escultor Ortells, de Vila-real. También hay que destacar el retablo de Vidal Serrulla del Corazón de Jesús; el gran retablo de la Magdalena, de Vicente Tra­ver Calzada; el cuadro de la Magdalena, de Porcar; y hay una Sagrada Familia de Manuel Rodríguez, de Navajas. Por otra parte la restauradora Cristina Cobas restauró recientemente el Cristo Crucificado del siglo XVIII, que está en el Altar Mayor; y una imagen de San Francisco, del antiguo convento de los francis­canos; junto a un tapiz de 1923 con la Mare de Déu del Lledó, pintado con motivo de la coronación, del pintor Vicente Castell Doménech. Con todas estas piezas la basílica custodia hoy en día un importante patrimonio. Por otra parte me gustaría destacar que todos los obispos de la diócesis han dejado una mitra de recuerdo y precisamente el día 4 de mayo, la fa­milia del CardenalTarancón donará a la basílica una mitra bordada.

¿Hay algún avance en la propuesta para crear un museo y mostrar todo el patrimonio de la basílica?

Está todo paralizado. En la actualidad la basíli­ca no tiene recursos para estas obras, ni tampoco el Ayuntamiento que es el propietario del edificio. Gran parte de los recursos de Lledó, sobre todo de las bodas, se comparten con otras parroquias y con el Obispado que lo distribuye entre Cári­tas, parroquias periféricas, nuevas iglesias, etc… La Basílica apor­ta anualmente por estos conceptos más de 25.000 euros.

En la Basílica de Santa María del Lledó se canta la Misa en gregoriano, habitual­mente todos los cuartos domingos de mes ¿Qué importancia tiene la música en la ba­sílica del Lledó?

En el decreto de las basílicas se dispone, en otras cosas, que se explique el magisterio de los papas y que no se pierda el latín, porque es la lengua universal de la Iglesia. Por eso se recomienda que en los momentos que se crea oportuno, se utilice el latín, al menos en los cantos. De acuerdo con este Decreto Pontifi­cio, todos los cuartos domingos de mes la “Schola Jubilemus” canta la misa en Gregoriano en el Lledó. La música es una manera de elevar el espíritu y aproximarte a Dios, que es la belleza. Para ello la Iglesia se vale de las imágenes, las pinturas, la oración, la música… para acercarnos a Dios.

La basílica también muestra los retratos de cuatro Papas que han tenido especial vinculación con Lledó ¿Cómo surgió la iniciativa?

Una basílica es un título honorífico que se les otorga a las iglesias que tienen una especial significación religiosa, cultural o devocio­nal… Y además pasan a tener una especial vinculación con Roma, con la Santa Sede y con el Papa. Por ese motivo pensé que deberían estar visibles las imágenes de los Papas que han estado unidos a la basílica en los últimos tiempos. A lo largo de la historia han habi­do más, pero en el siglo XX el primero fue Pío XI, que en 1922 declaró Patrona Principal a la Mare de Déu del Lledó y autorizó su Coronación pontificia y canónica. Por eso debía tener su lugar en el templo. El segundo retrato es de Juan XXIII, pinta­do con motivo del Año de la Fe, en el 50º

aniversario del Concilio Vaticano II y que se bendecirá el 4 mayo. El beato papa Juan XXIII autorizó en 1960 que la Misa propia de la fiesta de la Virgen del Lledó fuese la misma que la de la Santa María la Mayor en Roma, que es la primera iglesia mariana del mundo. También fue quien decretó la configuración actual de la diócesis de Segorbe-Castellón y elevó Castellón a la dignidad de ciudad episcopal, de la que el Lledó es patrona. La tercera pintura pertenece al Papa Juan Pablo II, que en 1983 le otorgó el título de basílica; y el último es Benedicto XVI, que a petición del Cabildo de la basílica de Santa María la Mayor en Roma estableció un vín­culo espiritual entre la basílica del Lledó y aquella patriarcal basílica romana. Así, en ambas se pueden ganar las mismas indulgencias y tienen los mismos privilegios.

¿Qué supone para la Iglesia la llegada del Papa Francisco I?

Los cristianos entendemos y aceptamos de corazón que tenemos el mejor Papa. Muchas veces las personas no creyentes, no entienden que al Papa lo elige el Espíritu Santo a través de la mediación de los cardenales. Dios siempre regala a su iglesia el Papa que necesita su tiempo: “Un Pastor según el corazón de Dios”. La sociedad y las crisis de nuestro tiempo: el laicismo, la secularización, el relativismo moral, la defesa de la vida y los problemas del diálogo interreligio­so…, así como una mirada a tantas clases de pobreza como afligen al ser humano, necesitan a una persona capaz de orientar y conducir a los cristianos. Y esa persona es el Papa Francisco, porque es el mejor que podía ser elegido. En eso, los cardenales estuvieron inspirados por el Espíritu Santo.

Como delegado diocesano de Medios de Comunicación So­cial ¿Qué labor realiza?

Me encargo de la relación a diario con los medios de comuni­cación, tanto de la provincia como de ámbito nacional. Coordino el Semanario Diocesano (Hoja Parroquial), con 8.000 ejemplares semanales. También soy responsable de dos programas de radio en la Cadena COPE: “El espejo de la Iglesia Diocesana”, que se emite los viernes, de 13.30 a 14.00 horas; y “Iglesia noticia”, que se emite los domingos, a las 9.45 horas.

¿Todavía es miembro de la pastoral penitenciaria? ¿Qué función realizan?

Entrevista Mossén Miquel-7Principalmente nuestra misión es hacer presente a la Iglesia y Jesucristo en un mun­do muy difícil y marginal, como es la cár­cel. En un ambiente como el de la prisión, muy cerrado y con poca esperanza la Iglesia dice: La dignidad como persona no desaparece y existe la posibilidad de volver a empezar. En la cárcel se celebra la Eucaristía, se oyen confesiones, se escucha a los presos y se intenta ayudarles a resolver cualquier problema. Algunos de ellos cuando salen vienen a Lledó, en busca del “padre Miguel”. Y aquí siempre tienen acogida y apoyo.

¿Qué le pide a la Mare de Déu del Lledó?

Le pido a la Mare de Déu que no desaparezca la Fe en la ciudad de Castellón. A pesar de que crece y progresa, es necesario que conserve su alma castellonera y su identidad cristiana. En Castellón, después de haber reflexionado sobre distintas realidades (economía, política y sociedad), puede que me equivoque, pero si existe todavía algo capaz de aglutinar a la mayor parte de la ciudad, eso es la devoción a la Mare de Déu del Lledó. Lledó es un referente para los creyentes, pero también para aquellos que con sinceridad de corazón buscan a Dios. Y El aquí nos muestra su rostro más amable y misericordioso. Su rostro materno.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook