«

»

Fiesta de la Virgen del Rocío, del Centro Cultural Andaluz de Castellón.

Centenares de personas hasta llenar por completo la Basílica del Lledó, asistieron el domingo 14 de diciembre a la fiesta en honor de la Blanca Paloma, la Virgen del Rocío organizada por el Centro Cultural Andaluz de Castellón como final de su Semana cultural.

A las once de la mañana una larga fila de mujeres, ataviadas con los trajes típicos de Andalucía ofrecieron ramos de flores ante la imagen de la Virgen del Rocío, que había sido colocada en el presbiterio del templo.

Poco después comenzó la solemne Eucaristía, presidida por el Prior del Lledó Mossén Josep Miquel Francés, quien recordó que la figura de María, la Virgen alcanza durante este tiempo de Adviento, como preparación para la Navidad, una dimensión extraordinaria como madre de la espera y la esperanza.

Presencia de las primeras autoridades municipales

Asistieron a la Misa el alcalde de Castellón, Alfonso Bataller Vicent, los concejales Miguel Ángel Mulet, como concejal-procurador de la basílica, Gonzalo Romero y Joan Morales. En representación del Presidente de la Diputación Provincial asistió el diputado de cultura y alcalde de Villavieja José Luis Jarque, junto a Laura Martínez Miranda, Reina de Centro Cultural Andaluz, con su presidente Luis Domingo de Alarcón.

En lugares destacados se encontraba asimismo el Presidente, la Presidenta y miembros de la Junta de Gobierno de la Real Cofradía del Lledó, presidente y Reina de la Federación de Casas Regionales de España en Castellón, otros miembros de Centros Regionales, representantes de las Gaiatas de la Ciudad, el mayoral, camarera y costaleras de la Virgen del Rocío

 

Misa Rociera.

La rondalla y coro del Centro Cultural Andaluz de Castellón interpretó la “Misa Rociera”, en honor de la Blanca Paloma de las marismas. Las lecturas y peticiones estuvieron a cargo de miembros del Centro Cultural, así como las ofrendas del pan y del vino.

El Prior les recordó en la homilía, la necesidad de prepararnos debidamente como cristianos a la gran fiesta del Enmanuel, “Dios con nosotros”, que anticipadamente no ofrece la Virgen, que es “nuestra alegría, esperanza y consuelo”. Siguiendo la lectura de San Pablo este domingo les invitó a redescubrir la verdadera alegría, que está más allá de la alegría fácil de estos días para que anide y nunca desaparezca del corazón.

Al finalizar la Misa se cantaron con emoción la Salve del Lledó y la Salve Rociera, concluyendo con vivas a la Virgen, a Andalucía y a Castellón.

Una larga fila de fieles subió hasta el Camarín para venerar de cerca de la patrona de Castellón, prologándose la fiesta con la salida de la imagen de la Virgen del Rocío hasta la explanada de la Basílica y los bailes de sevillanas.

 

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook