«

»

Juan Bautista Cardona Vives. Prior de Lledó, Arcipreste de Castellón e Hijo Predilecto de la Ciudad

El próximo viernes, 2 de diciembre se cumple el 121 aniversario de la muerte del sacerdote mossén Juan Cardona Vives. A las ocho de la tarde se celebrará una Solemne Misa en la parroquia de la Santísima Trinidad, promovida por la propia parroquia y la Real Cofradía de Lledó. Es en esta parroquia castellonense donde descansan sus restos mortales. La Misa finalizará con un responso ante su sepulcro. El domingo día 4 la Misa se celebrará en la Basílica del Lledó, en acción de gracias por su vida y su obra. La parte musical correrá a cargo de la “Schola Jubilemus”

 Mossén Juan Cardona Vives fue arcipreste de Santa María y prior del Lledó y, junto con el obispo Climent, una de las figuras eclesiásticas castellonenses más relevantes en toda la historia de la Ciudad. Fue el tercero de seis hermanos que, al fallecer todos ellos sin sucesión le permitieron disponer de los cuantiosos bienes familiares, destinándolos al servicio de la iglesia local castellonense.

Celebró por vez primera el hallazgo de la imagen

Ordenado sacerdote a los 43 años, fue miembro de la Real Academia de la Historia, Vicepresidente de la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y examinador sinodal de la diócesis, organizando por vez primera en 1866 el centenario de la “Santa Troballa” de la imagen de la Virgen del Lledó.

En 1869 concluían las obras de repristinación de la Iglesia Arciprestal de Santa María. Por iniciativa suya y bajo la dirección del arquitecto Montesinos se retiró el revestimiento barroco, apareciendo bajo sus muros el primitivo templo gótico. Cardona Vives sufragó entonces a sus expensas el altar mayor, el órgano, las cancelas y la elegante reja que delimita la puerta principal, que aún subsiste.

         A instancias suyas llegaron en 1877 las Hermanitas de los Ancianos Desamparados para fundar el Asilo, instalándose en lo que era su casa de campo, en la calle Gobernador, donde continúan. También por una gestión  personal habían llegado en 1858 las religiosas de la Consolación para atender el Hospital Provincial.

Las iglesias de la Trinidad y la Sagrada Familia

En 1833 dictó testamento destinando ciertas cantidades a las Conferencias de San Vicente de Paúl, Colegio de Niños Huérfanos, Religiosas Oblatas de Benicàssim, Colegio de vocaciones eclesiásticas San José de Tortosa, Convento de Capuchinas y a las iglesias de San Miguel, Purísima Sangre, San Agustín, San Pedro del Grau y Santuario de Lledó. Cumpliendo la voluntad de sus hermanos Francisco y Manuel de construir dos iglesias en los arrabales de la Ciudad, se erigieron posteriormente los templos de la Sagrada Familia y la Santísima Trinidad. También ordenó que de su testamentaria se levantase un monumento al Rey don Jaime I en la avenida de su nombre y el Colegio de las Escuelas Pías.

Sobre su casa familiar, en la confluencia de la calle de Caballeros con la de Colón, se construyó la sede de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castelló, fundada para evitar la usura con los más pobres.

Hijo Predilecto de la Ciudad.

La proyección social de su fe católica fue amplia y generosa, así como su compromiso cívico. Su prestigio e influencia alejaron de Castellón en 1874 la columna “Daban”, evitando que el pronunciamiento por Alfonso XII tuviese lugar en la ciudad, de imprevisibles consecuencias.  Finalmente su abnegada entrega hacia los apestados en la epidemia de cólera de 1885 le valió que el Ayuntamiento le declarase Hijo Predilecto de la Ciudad.

Cuando murió, el día 2 de diciembre de 1890, en la casa de quien era heredero de una de las familias más ricas de la ciudad no se encontraron zapatos para amortajarlo. Castellón le dedicó una de las plazas más céntricas. En el primer centenario de su muerte se trasladaron sus restos desde una sencilla tumba donde reposaban en el Cementerio Municipal hasta la parroquia de la Trinidad, para ser inhumados en la capilla del Cristo del Perdón, donde se encontraba la primera piedra de la iglesia, por él construida.

                                                         mossén Josep Miquel Francés.

                                                        Prior de la Basílica del Lledó
Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook