«

»

La Basílica del Lledó acoge a los Profesores de Religión en su Envío Canónico para el curso 2012-2013

La Basílica de la Patrona de la Ciudad de Castellón, fue un año mas el lugar desde donde el Obispo de la Diócesis Mons Casimiro López Llorente encargó a todos los Profesores de Religión la misión de anunciar a Jesucristo. El acto, celebrado el martes 30 de octubre, estuvo organizado por la Delegación Diocesana de Enseñanza.

A pesar de encontrarse con una tarde muy lluviosa y desapacible, fueron centenares los profesores de Religión que acudieron desde todos los arciprestazgos de la diócesis, para recibir de manos del Obispo la “missio Canónica”.

Presidido por el Obispo diocesano, la celebración eucarística estuvo concelebrada por el Vicario Episcopal de Pastoral Mn. Javier Aparici, por el Prior de la Basílica de Lledó Mn. Josep Miquel Francés y por el Delegado Diocesano de Familia y Vida Mn. Marc Estela. Se encontraba presente la Delegada Diocesana de Enseñanza la Hermana Ana Maria Roig.

La Delegación repartió a todos los asistentes una estampa con el cartel del Año de la Fe en la diócesis, con el lema “Déjate abrazar por Dios”, así como un calendario con el Credo.

 

Más de quinientos profesores diocesanos de religión

Son más de quinientos los profesores que en los distintos ámbitos de la enseñanza, tanto en los colegios católicos como en los concertados o en los públicos, imparten en la diócesis la enseñanza de la Religión y la Moral Católicas.

En esta celebración los profesores de Religión reciben el envío y el encargo, – la “missio”, – para enseñar en nombre de la Iglesia la Religión y Moral católicas en los distintos niveles formativos de la escuela pública y privada.

Si bien los profesores son nombrados por la Administración educativa, su tarea es un verdadero ministerio eclesial al que son enviados por la Iglesia. De este modo los profesores participan en el ámbito del anuncio de la Palabra de Dios del ministerio apostólico, cuya plenitud reside en el ministerio episcopal.

Como los mismos apóstoles y sus sucesores los obispos, también los profesores son enviados por el mismo Señor  al anuncio de la Buena Nueva a los alumnos.

El obispo López Llorente les dijo que esta celebración les debería llevar a todos a adquirir una conciencia más viva de su condición de enviados por Cristo y por su Iglesia al mundo escolar. Y como enviados habían de ser servidores fieles y solícitos del Señor y de su Palabra tal como nos llega a través de la tradición viva de la Iglesia, en bien de la educación integral de los alumnos.

Se trata, les dijo el Obispo, de un verdadero don, recibido en último término de Dios, y una tarea, que, en palabras de San Pablo, no es otra sino evangelizar sin alardes literarios para que no se desvirtúe la cruz de Cristo (1 Cor 1, 17): “Porque no sois dueños, sino servidores de la Palabra; y de quien sirve se pide que sea fiel a la tarea encomendada y solícito para que la Palabra llegue plena e íntegra al destinatario”.

El obispo puso a todos los profesores y a sus alumnos bajo la protección de Santa María, la Virgen del Lledó a cuyos pies recibían la “missio canónica”

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook