«

»

La Basílica del Lledó, el Ayuntamiento y BP colocaran un busto del Prior e Hijo Predilecto de la Ciudad en la plaza de su nombre: Cardona Vives.

El próximo mes de diciembre, con motivo del aniversario de la muerte de mossén Juan Bautista Cardona Vives se inaugurará en la  céntrica plaza de su nombre, un busto de bronce de este benemérito sacerdote, prior de Lledó, arcipreste de Castelló e Hijo Predilecto de la Ciudad.

La idea, largamente acariciada por algunos castellonenses, ha sido posible por la iniciativa del actual prior de Lledó mossén Josep Miquel Francés y el apoyo incondicional de los concejales del Ayuntamiento castellonense Gonzalo Romero, presidente a su vez de la Asociación Cultural Cardona Vives y del Procurador de la Basílica, Miquel Soler Barberá.

Amparo Navas

FOTO: Los promotores del busto de Cardona Vives. Representante de Fundición Esfinge, el jefe de relaciones externas de BP-Castellón, Juan Carlos Navarro, prior del Lledó mossén Josep Miquel Francés, los concejales Gonzalo Romero y Miquel Soler y, el jefe de las brigadas municipales José Querol.

Busto de Cardona Vives para la plaza de su nombre en Castellón

FOTO: Busto de Cardona Vives para la plaza de su nombre, en Castellón.

Ciertamente ya existe un busto de bronce del patricio Cardona Vives en el grupo de viviendas que lleva su nombre, en la avenida de Valencia. Aquel busto fue obra del escultor Juan Bautista Adsuara Ramos y fue sufragado en su día por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón. Sin embargo, la efigie de Cardona Vives y su vinculación con la ciudad pasaba absolutamente desapercibida para la multitud de castellonenses que cada día transitan por la céntrica plaza que lleva su nombre, entre la calle Mayor y la calle Gobernador.

El busto de Cardona Vives es copia idéntica del que se encuentra en el grupo de su nombre y ha sido fundido en bronce en Madrid, en la empresa de fundición Esfinge, esculturas y fundiciones.

D:DCIM100MEDIAIMG_0003.JPG

Foto : Busto de Cardona Vives en el Grupo de su nombre.

La escultura fue recibida días pasados en el Ayuntamiento de Castellón por el prior del Lledó mossén Josep Miquel Francés, los concejales Gonzalo Romero y Miquel Soler, el jefe de relaciones externas de BP-Castellón; Juan Carlos Navarro y, el jefe de las brigadas municipales José Querol. También se encontraba presente el representante de la función madrileña (Foto 01)

Un pedestal con las piedras góticas de Santa María

Cardona VivesLa escultura en bronce de Cardona Vives se ubicará en la calle mayor, al final de la calle de Colón, en el inicio del jardín de la plaza del mismo nombre, recientemente urbanizada e inaugurada. Su pedestal será una pila de piedras sin devastar de la antigua iglesia de Santa María. La iglesia madre de Castellón , en estilo gótico y declarada por el gobierno de la República como Monumento Histórico Nacional fue derribada piedra a piedra por un orden municipal en la persecución religiosa de 1936. Las piedras, custodiadas ahora por el Ayuntamiento, servirán de base para el busto de quien fue su arcipreste y valedor.

Juan Cardona Vives, un ilustre castellonense.

Juan Bautista Cardona Vives es uno de los personajes más singulares de la historia de Castellón. Nacido el 3 de agosto de 1814 en la calle Caballeros, 6 de nuestra ciudad, fue el tercer hijo de seis hermanos, todos ellos varones (Francisco, Manuel, Juan, Antonio, Vicente y Ramón). Sus padres fueron el morellano, Aurelio Cardona Beneyto y la castellonense, Josefa Vives Giner, ambos de notable linaje y piadosas costumbres. Fue bautizado el mismo día de su nacimiento en la iglesia de Santa María.

D:DCIM100MEDIAIMG_0003.JPG

FOTO: Edificio de la Caja de Ahorros, construida sobre la casa natalicia de Cardona Vives.

Su predisposición de bien pequeño al latín, las humanidades y la filosofía le abrieron el camino hacia el Seminario de Tortosa, cuando tenía 17 años (16 diciembre 1831), mientras su familia se refugiaba un tiempo en Morella y después en Madrid, por el conflicto de las guerra carlistas de ese siglo XIX.

La relación de su familia con el obispo de Barcelona Dr. Domingo Costa i Borrás le permitió, después de recibir las órdenes menores, ser ordenado sacerdote el 6 de junio de 1857, en la barcelonesa iglesia de Santa Eulalia. Tenía 43 años. Su Primera Misa la celebró días mas tarde, el 18 de junio, en la arciprestal de Santa María de Castellón, siendo sus padrinos D. Francisco de Paula Giner i Feliu, barón de Benicàssim  y su tía Doña Vicenta Vives.

Por su gestión las religiosas de la Congregación de Nuestra Señora de la Consolación comenzaron a atender en 1858 a los enfermos en el Hospital Provincial de Castellón

Nombrado Doctor por la Universidad Pontificia de Valencia (1859),  se licenció y doctoró en Teología. Fue Protonotario apostólico (1862) y Profesor auxiliar de Geografía en el viejo Instituto de segunda enseñanza de Santa Clara.

El 12 de septiembre de 1863 el obispo de Tortosa Benito Villamitjana le nombró  Arcipreste de Castellón y Prior del Santuario de la Mare de Déu del Lledó, por fallecimiento de Mossén Sebastián Fraile.

Templo Basílica del Lledó

Foto: Basílica del Lledó.

Cardona Vives ostentó entre otros cargos el de miembro de la Real Academia de la Historia y Vicepresidente de la Comisión Provincial de Monumentos Históricos.

La Delegación de Castellón, creada por Real Decreto de 15 de noviembre de 1854, estaba compuesta inicialmente por dos académicos de historia, Félix Ponzoa Cebrián y Juan Bautista Cardona Vives, encargados de la conservación el patrimonio histórico y artístico castellonense. En 1866 se añadirían nuevos miembros, formando también parte de la junta el arquitecto, Manuel Montesinos Arlandis, el cronista de la ciudad Juan Antonio Balbás y los historiadores José Sanz de Bremón y Vicente del Cacho. En 1867 Cardona Vives ocupaba el cargo de Vicepresidente.

El gran restaurador de la Iglesia Mayor de Santa María

En 1869, siendo alcalde de Castellón Jaime Bellver Llopis, el nuevo arcipreste promueve las obras de restauración de Santa María bajo la dirección de los arquitectos provincial Manuel Montesinos Arlandis y municipal, Godofredo Ros de Ursinos. Por iniciativa de Cardona Vives ser retiraron los revestimientos barrocos, apareciendo los antiguos muros góticos del templo. También sufragó la construcción del nuevo altar mayor, la sacristía, la pintura de todo el templo, el órgano, seis artísticas lámparas de bronce y las rejas de la puerta principal, diseñadas por Ros de Ursinos que todavía hoy permanecen en la plaza Mayor. Cardona Vives ofreció buena parte de sus bienes para embellecer y adaptar la iglesia de Santa María como Catedral, caso de haberse creado, como se pretendía, una nueva  diócesis con sede única en nuestra capital.

D:DCIM100MEDIAIMG_0002.JPG

FOTO: Reja de Santa María.

Promotor del centenario del hallazgo de la Virgen del Lledó

Bajo su priorato se celebró en 1866 el Quinto centenario de la ‘Santa Troballa’ de la imagen de la Mare de Déu del Lledó, patrona de Castelló de la Plana. Obra suya fue también un Novenario y la historia de la Virgen, reeditada en numerosas ocasiones.

Su nombramiento como Prelado Doméstico del Papa y Caballero de la Cruz de San Carlos II y de Isabel la Católica, fue decisivo para la vida religiosa de la ciudad y para la política del momento, contribuyendo con su prestigio a alejar de Castellón la columna ‘Daban’, evitando a la ciudad graves enfrentamientos entre monárquicos y republicanos. Los integrantes de la famosa columna “Daban” querían proclamar como rey a Alfonso XII en Castellón. Al final fue proclamado en Sagunto.

Habiendo fallecido sus padres y hermanos, sin descendencia, Cardona Vives entregó su inmensa fortuna familiar a la ciudad de Castellón.

En 1878. por mediación de Cardona Vives llegaban a Castellón ocho religiosas de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, para fundar sobre su casa de campo el Asilo de la calle Gobernador.

D:DCIM100MEDIAIMG_0032.JPG

Foto: Asilo de Ancianos construido sobre la casa de campo de la familia Cardona Vives.

 Hijo Predilecto de la ciudad tras la epidemia de cólera

En la terrible epidemia de cólera del año 1885, Cardona Vives se multiplicó en atenciones y ayuda a los pobres, enfermos y necesitados de una forma personal y apasionada. El clamor ciudadano impulsó al ayuntamiento de Castellón a nombrarlo Hijo Predilecto de la ciudad, rotulando con su nombre la antigua calle de l´Aigua: ‘De orden del Presidente y por el infrascrito Secretario se dio lectura a la siguiente proposición que apenas leída fue aprobada por aclamación. Los concejales que suscriben en atención a los innumerables beneficios recibidos por las clases menesterosas de esta ciudad del ilustrado, virtuoso y digno presbítero D. Juan Cardona Vives, al celo caritativo con que atiende al desvalido, a los servicios prestados a la población en el tiempo que ha ejercido el cargo de Arcipreste y en una palabra a que sus prudentes consejos, sus amorosos consuelos y cuantiosos recursos que posee cariñoso los prodiga al que los necesita, hasta el extremo de que todos le aclamen como padre de los pobres, tienen el honor de proponer a V.E. se digne declarar hijo predilecto de esta Fiel, Leal y Constante Ciudad, al esclarecido patricio que así sabe sacrificar su reposo y su capital en favor de los pobres. Castellón 20 de agosto de 1885.’

Del nombramiento de Hijo Predilecto fueron sus firmantes: Enrique Perales, Manuel Segarra, José Eixeres, Joaquín Núñez, Francisco Borjas, Vicent Climent i Lorenzo Tirado.

En 1888, para evitar la usura con los pobres, fundó junto con otras personas el Monte de Piedad de Castellón. Posteriormente, en el solar de su casa natalicia, se edificó la sede de la ‘Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón.

El ilustre castellonense D. Juan Bautista Cardona Vives falleció el 2 de diciembre del año 1890, a los 76 años de edad, teniendo sólo de su propiedad la ropa y las alpargatas que llevaba. Enorme sentimiento causó la noticia de su fallecimiento en la ciudad. Todo Castellón sin distinción manifestó su dolor por la gran pérdida. La prensa del momento se hizo eco ampliamente. Su entierro fue una gran manifestación de duelo, presidida por el Obispo de la Diócesis y todas las autoridades.

El diario republicano ‘El Clamor’ comentaba: ‘D. Juan Cardona ha muerto, pero vive y vivirá perdurablemente su nombre en la memoria y en el corazón de todos, del pobre, del rico, del monárquico, del republicano, del socialista. Era rico, sumamente rico y vivía en la indigencia, no le preocupaba el día de mañana. Amó mucho, enjugó muchas lágrimas, fue el amparador del desvalido, hizo mucho bien. Ya en vida Castellón le hizo justicia nombrándole hijo predilecto y bautizando una de sus calles para perpetuar más su memoria con el nombre de varón tan virtuoso. ¡Honor al sacerdote ilustre!’.

Homenaje a Cardona Vives en la Parroquia de la Trinidad, en el aniversario de su muerte

Foto: Homenaje a Cardona Vives en la Parroquia de la Trinidad, en el aniversario de su muerte.

Tumba de Cardona Vives en la Parroquia de la Trinidad de Castellón

Foto: Tumba de Cardona Vives en la Parroquia de la Trinidad de Castellón.

D:DCIM100MEDIAIMG_0023.JPG

Foto: Iglesia de la Santísima Trinidad.

Pero si en vida su obra causaba admiración, al leer el testamento de D. Juan Cardona Vives ante el notario D. José Calvo, todavía produjo mayor satisfacción el conocer cada una de las cláusulas. De los bienes de su testamento se construyeron los templos de la Santísima Trinidad (1894) y la Sagrada Familia (1895) y el edificio de las Escuelas Pías (1898).

D:DCIM100MEDIAIMG_0029.JPG

Foto: Iglesia de la Sagrada Familia.

Especialmente generoso fue con la Congregación de religiosas de la Consolación, el Colegio de Huérfanos de San Vicente Ferrer; el Colegio de Vocaciones Eclesiásticas San José de Tortosa y el Convento de las Capuchinas. Se destinaron asimismo ciertas cantidades para las Conferencias de San Vicente de Paul, las Religiosas Oblatas de Benicàssim, la Iglesia de San Miquel o la Purísima Sangre, las Iglesias de San Agustín y de San Pedro del Grao de Castellón, y el Santuario de la Mare de Déu del Lledó.

La estátua del Rey don Jaime

El 20 de marzo de 1897, víspera del día de la Magdalena, se inauguraba la estatua del Rey Jaime I, obra de José Viciano Martí, diseñada su base y el entorno por Godofredo Ros de Ursinos. Su construcción fue voluntad de Cardona Vives, que destinó 15.000 pesetas de la época, construyendo la base el Ayuntamiento.

Estatua de Jaime I en tiempos de Cardona Vives

Foto: Estatua de Jaime I en tiempos de Cardona Vives.

La inscripción de la base indica expresamente: ‘Juan Cardona, varón que sin descanso trabajó por el aumento de la fructífera religión y el decoro de las costumbres muy benemérito de la patria y de la historia, deseando que constara públicamente la gran admiración hacia el Rey Jaime I el Conquistador, dejó en herencia que, con su dinero se levantara este monumento en su honor y memoria. Año MDCCCXCIII’.

D:DCIM100MEDIAIMG_0001.JPG

Foto: Estatua de Jaime I erigida por voluntad de Cardona Vives. En la base del pedestal, efigie en bronce del benefactor.

En 1922 el pintor castellonense Vicente Castell, pintó el retrato de Cardona Vives destinado a la galería de hijos predilectos de la ciudad para el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Castellón. En 1957 el escultor Adsuara modeló un busto en bronce, colocado en  1963 en la plaza Escuelas Pías y traladado posteriormente a la plaza Monte de Piedad, en el grupo Cardona Vives.

Mossén Josep Miquel Francés comentaba en un artículo del año 1989, que los restos de D. Juan Bautista Cardona Vives estaban olvidados en un panteón del Cementerio Municipal de Castellón. Fue al año siguiente, cuando se celebró el primer centenario de su muerte y los restos fueron trasladados solemnemente desde el Cementerio, a la Iglesia de la Santísima Trinidad, a la capilla del Cristo del Perdón.

En 2006 el pintor Vicente Traver Calzada, pintó a Cardona Vives junto a otros ilustres castellonenses, en uno de los murales para el vestíbulo del Palacio de la Diputación de Castellón. También es escultor Vicente Llorens Poy colocó a Cardona Vives en la “piedra de la historia”, monumento a la historia de la ciudad en el centro de plaza de Santa Clara.

Juan Bta Cardona Vives. Oleo sobre lienzo del pintor Castell. Salón de Plenos del Ayuntamiento de Castellón

 Foto: Juan Bta Cardona Vives. Oleo sobre lienzo del pintor Castell. Salón de Plenos del Ayuntamiento de Castellón.

Fuentes de documentación:

.      “Juan Bautista Cardona Vives”, Xavier Gimeno Alonso. Llibret de la Gaiata del

sector nº 7. Cor de la Ciutat. Magdalena, 2013.

  • ‘Vida y obra de D. Juan Cardona Vives’, Antonio Prades, Pbro. Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura (Tomo XXV. Octubre-Dbre. 1949. Cuaderno IV).
  • ‘Novenario consagrado a la Stma. Virgen del Lidón. Patrona de Castellón de la Plana’, Dr. D. Juan Bautista Cardona Vives, Pbro. (Castelló, 1959, 7ª ed.).
  • ‘El monumento a Jaime I’, Josep Miquel Francés Camús. Revista ‘Castelló Festa Plena’, Magdalena 1989 (Castelló, febrero 1989).
  • ‘Seres humanos de Castellón’, Salvador Bellés Sabater. Ayto. de Castellón (Castelló, 2004).
  • Revista ‘Renou’ nº 59, noviembre 2007. VV.AA. Associació Cultural Cardona i Vives de Castelló (Castelló, 2007).
  • ‘Los murales de la Diputación de Castellón de Traver Calzada’, Antonio José Gascó Sidro (Castelló, 2010).
  • ‘En memoria de Cardona Vives’, Josep Miquel Francés i Fernando Vilar (‘Mediterráneo’, 2.12.2011).
  • ‘Cardona Vives y su impulso constructivo’, Patricia Mir Soria. Revista ‘Castelló al mes’ (nº 19, setembre 2012).

 

 

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook