«

»

La Romeria de les Canyes visita Lledó en el 650 aniversario del hallazgo de la imagen de la Patrona

 

Las campanas de la Basílica anunciaron poco después de la seis de la tarde del pasado domingo 28 de febrero, la llegada de la tradicional y secular “Romeria de les Canyes”.
La romería se celebra desde el siglo XIV el tercer domingo de Cuaresma para conmemorar y celebrar la fundación de la ciudad de Castellón en 1252.
La rogativa parte por la mañana, tras la misa de romeros, de la Santa Iglesia Concatedral con el clero, entre ellos el obispo de la diócesis, la representación del mundo festivo y las autoridades municipales. Este año por vez primera desde tiempos de la II República, las autoridades municipales no entraron en el templo para unirse a la rogativa.
Después de pasar por la ermita de Sant Roc de Canet, la romería llegó hasta la ermita de Santa María Magdalena, construida entre los muros del llamado “Castell Vell”, núcleo del primitivo Castellón.
La reliquia de la Santa fue llevada en procesión por el preste de la romería y prior del Lledó Mossén Josep Miquel Francés. Antes de la Colla de Cantors, que entonan los cantos rituales, presidió el obispo de la diócesis Mons Casimiro López Llorente, que celebró la Eucaristía en la ermita, a la que asistieron la alcaldesa de la Ciudad Amparo Marco, el President de la Generalitat Valenciana Ximo Puig y las Reinas mayor e infantil de las fiestas de la Magdalena.

Llegada a la Basílica del Lledó

La “tornà” de la romería llega hasta los pies de la patrona de la ciudad, la Mare de Déu del Lledó después de hacer estación en el Convento de las Monjas Carmelitas de San José y en el Hogar de Ancianos Ntra Sra del Lledó.
La Cofradía del Lledó, con sus presidentes Ferran Barberá y Laura Albiol recibieron a los romeros, en una procesión que con la cruz alzada partió del templo presidida por el capellán de la Basílica Mossén Joan Guell, que llevaba en sus manos un pequeño busto del siglo XVI con una reliquia de Santa María Magdalena.
Tras intercambiar los relicarios junto a la Cruz de Término, la romería se dirigió hacia el interior de la Basílica, uniéndose junto a la puerta una amplia representación de la Corporación Municipal con su alcaldesa.
El capellán dio la bienvenida a los romeros, entonando la Colla de Cantors los Gozos y la Salve Popular. Se cumplen este año 650 años del hallazgo de la imagen y 250 de la bendición e inauguración del actual Santuario del Lledó.
Tras un refrigerio ofrecido por la Junta de Gobierno de la Real Cofradía con “orxata i rotllets”, la romería partió hacia el interior de la ciudad, para concluir en las naves de la Concatedral.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook