«

»

Las Cofradías penitenciales de Castellón prosiguen la Cuaresma con el Cristo de Medinaceli en Lledó

Por séptimo año consecutivo, las cofradías penitenciales de Semana Santa de Castellón continuaron su camino Cuaresmal en la Basílica del Lledó. Para esta finalidad, la Cofradía del Cristo de Medinaceli hizo estación de penitencia con su venerada imagen en la Basílica de la patrona, la Virgen del Lledó.

Poco antes de las once de la mañana, precedida por la Sección de bombos y tambores y acompañada por la Junta rectora de la Cofradía, llegaba hasta la Basílica del Lledó la venerada imagen del Cristo. Había sido conducida previamente desde la parroquia de la Sagrada Familia, donde se venera durante todo el año.

Acompañaban la imagen del Cristo de Medinaceli, el párroco de la Sagrada Familia y Arcipreste de la Ciudad mossén Miguel Abril, los miembros de la Junta con su presidenta Carmen Forés y los Caballeros Legionarios.

En el peiró o Cruz de Término de la Basílica, donde son recibidas todas la peregrinaciones, era esperada por el prior de Lledó mossén Josep Miquel Francés, que a su llegada incensó la sagrada imagen.

El Evangelio de la Transfiguración de Jesús

La Coral “Ad Libitum”, bajo la dirección de Ferrán Badal interpretó el Himno al Cristo de Medinaceli, mientras la imagen era entronizada en el altar mayor. En lugares destacados figuraban el Hermano Mayor de la Cofradía de este año Juan Cabedo, el concejal del grupo Popular del Ayuntamiento de Castellón Carlos Feliu, junto a otros hermanos mayores de la Cofradía de otros años, representantes de las Cofradías penitenciales de la Purísima Sangre, Hermandad de Paz y Caridad, Cofradía de Santa María Magdalena, Cofradía del Santo Sepulcro del Grau de Castellón y la Real Cofradía de la Mare de Déu del Lledó con sus presidentes y el Clavario de la Virgen.

El prior recordó en su homilía que Jesús se transfigura para mostrar a sus apóstoles un anticipo del triunfo de la Resurrección. Detrás del rostro ensangrentado y desfigurado del Cristo de Medinaceli, se dibujaba el rostro radiante del Cristo de la Pascua. Durante una semana, los fieles que visiten la Basílica podrán contemplar el dolor redentor de Cristo junto a su madre, Santa María la Virgen.

Al finalizar la Misa, cantada por la Coral “Ad Libitum”, se entonó la Salve Popular a la patrona de la ciudad.

tresdosLRG_DSC03896LRG_DSC03886 LRG_DSC03889 LRG_DSC03890 LRG_DSC03895 LRG_DSC03893 LRG_DSC03891unacautro

LRG_DSC03897LRG_DSC03898LRG_DSC03899LRG_DSC03900LRG_DSC03902LRG_DSC03903LRG_DSC03904ochoseiscinco

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook