«

»

Lledó quiere mejorar la comunicación con los fieles sordos

imagen_012

La parroquia de San Vicente de Castellón, donde desde hace años se lleva a cabo una atención pastoral a personas con deficiencias auditivas, y la Basílica del Lledó, donde se celebran los actos religiosos de la ONCE de la provincia, solicitarán entrar en el convenio suscrito en diciembre entre la Conferencia Episcopal y la ONCE para facilitar la comunicación a personas sordas con la instalación de un bucle magnético.
Desde 2008 el Obispo, mons. Casimiro López Llorente, ha confiado al sacerdote Raúl López, la atención a este colectivo. Desde entonces asegura la traducción a la lengua de signos de celebraciones eucarísticas en San Vicente, donde es vicario, y en grandes eventos diocesanos.
El bucle magnético es un medio de apoyo a la comunicación que permite hacer llegar la señal de audio deseada correctamente al audífono o implante eliminando el ruido de fondo. El resultado es que las personas reciben un sonido limpio, nítido, perfectamente inteligible y con un volumen adecuado.
El sacerdote Raúl López, que él mismo utiliza audífonos e implante coclear, explica que “habitualmente, cuando hablamos de barreras, se asocian con las arquitectónicas y la movilidad reducida. Sin embargo las personas sordas se enfrentan en su día a día a muchas barreras a la comunicación y a la información que les dificultan el interaccionar con su entorno”
En virtud del convenio, Fundación ONCE facilitará a la CEE información sobre los productos de apoyo a personas con discapacidad sensorial que pueden instalarse en los lugares de culto. Además, aportará dichos productos –libre de coste- a los titulares de los centros con los que así lo acuerden. Por su parte, la CEE se compromete a colaborar en la identificación de los lugares de culto donde puedan instalarse.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook