«

»

Los sacerdotes de la diócesis celebran la fiesta de su patrono San Juan de Ávila en la Concatedral, presididos por la imagen de la Virgen del Lledó

Más de cien sacerdotes se reunieron el pasado viernes 9 de mayo en la Concatedral de la diócesis, entorno a la imagen de la Virgen del Lledó. El Obispo diocesano por su parte instituyó como acólitos y lectores a varios seminaristas de los dos seminarios diocesanos.

Aprovechando la fiesta del patrón del clero secular español San Juan de Ávila, Mons. Casimiro López Llorente instituyó acólitos a tres seminaristas: Alexander Alzate Rondón y Andrea Ricci del Redemptoris Mater y Isaac Leiza Echevarría, del Mater Dei. David Escoín Rubio, también del Mater Dei fue instituido lector. En la misma jornada se han celebrado los aniversarios sacerdotales de los presbíteros que cumplían 60, 50 y 25 años de su ordenación sacerdotal.

En la homilía, el Obispo les ha deseado que “Jesús el Buen Pastor siga siendo la referencia en la formación: No desaprovechéis el tiempo para ser en el futuro los pastores que el Señor espera de vosotros”.

Los sacerdotes que celebraron sus bodas de diamante (60 años) son: Jesús Blasco Aguilar, canónigo emérito de Segorbe, Baltasar Gallén, antiguo párroco de Lucena del Cid, Francisco Martí, párroco de San Pedro del Grau de Castelló y Luis Vivas, formador del Seminario. Las bodas de oro (50 años) son: Vicente Agut, prior emérito de Lledó, Víctor Artero, párroco de San Francisco de Castellón, Miguel Aznar, prior emérito de Lledó, José-Antonio Gaya, párroco de La Esperanza de Castellón, Vicent Gimeno, rector de la Arciprestal de San Jaime de Villarreal, Nicolás Pesudo, Guillermo Sanchis, párroco de Santa Sofía de Villarreal y David Solsona, rector de Vistabella y del Santuario de Sant Joan de Penyagolosa. Los que cumplían 25 años de ordenación  fueron  Joan Molins y Salvador Prades.

Los acentos propios de la renovación pastoral

El obispo ha indicado en la homilía de la misa que el sacerdote, a imagen de Cristo Buen Pastor, debe cultivar “una relación de amor con Jesucristo, y a partir de aquí las características que lo definen son, según el Obispo, el perder la vida, el conocimiento personal de los fieles y la actitud de ir a buscar “los que se han alejado, o los que nunca se han acercado”. Estos son los “acentos propios de la profunda renovación pastoral que pide el Papa Francisco a la Iglesia, que consiste en ser misioneros, propositivos y personales”.

Mons. López Llorente afirmaba asimismo que “nadie puede cuidar de la comunidad desde el despacho o sin salir del templo”, y por eso aseguraba que el buen pastor “acorta las distancias y da el primer paso: así surge también un nuevo tipo de comunidad donde se acoge con misericordia a todos, y respetando el ritmo de cada uno”. También, el Obispo ha invitado a cultivar un “espíritu amplio que no se detiene en una parroquia, una diócesis, un país, una ideología o simpatías personales”

140509 - San juan misa 140509 - aniverarios y lacolitados

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook