«

»

Lugares ocultos de Lledó

La Basílica de la Mare de Déu del Lledó, la patrona de la Ciudad de Castellón, fue construida hace mas de 250 años. Varios arquitectos, entre ellos Pedro Juan Labiesca, nombrando posteriormente arquitecto mayor de Sevilla, levantaron este templo entre 1724 y 1766. Ya en su tiempo fue calificado como el mayor santuario rural de todo el antiguo Reino de Valencia, construido fuera de una ciudad.

El archivo de la Basílica guarda celosamente el contrato, capitulaciones y planos redactados por los sucesivos arquitectos.

Su antigüedad, uno de los edificios mas venerados y representativos de Castelló, todavía oculta al gran público algunos de sus más curiosos secretos.

Es el caso de una estrecha escalera de caracol, que con acceso por una trampilla desde el camarín, comunica la antigua sacristía, en el sótano del templo, con la parte alta de la basílica. A través de esta angosta escalera se puede acceder tanto a la parte alta del retablo mayor, como a las cubiertas del santuario y a la elegante cúpula que remata el crucero y la capilla mayor.

El acceso a la escalera

                                                                                                                         El acceso a la escalera.

La escalera

                                                                                                                         Las escaleras.

Las oscuras escaleras de caracol

                                                                                                                         Las oscuras escaleras.

el acceso a la cupula uno

                                                                                                                         El acceso a la cúpula.

La cupula de la basilica uno

                                                                                                   La cúpula de la Basílica.

La portezuela de acceso al retablo mayor (1)

                                                                                                   La portezuela de acceso al retablo mayor.

Una enigmática lápida

La trampilla de acceso a esta escalera desde el Camarín, está protegida actualmente por una lápida de mármol, reutilizada de otro lugar donde figura la siguiente inscripción: A expensas de A. Belliure y Llanes. Septiembre 1880.

inscripcion

                                                                                                   La lápida con la inscripción.

La Basílica guarda otros muchos recuerdos de siglos pasados, que se divulgaran progresivamente como la lápida fundacional de la casa prioral en 1722, la más antigua puerta de madera del templo del siglo XVIII, las tres grandes conchas de nácar para depositar el agua bendecida, antiguas imágenes de la Virgen del Lledó, pinturas y relicarios. Es patrimonio de la comunidad cristiana de Castelló, felizmente conservado y restaurado por los sucesivos priores del templo a lo largo de los siglos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook