NOTA: Novios no confirmados. La diocesis os ofrece la posibilidad de confirmaros en una ceremonia para adultos no confirmados.

La diócesis os ofrece la posibilidad de confirmaros en una ceremonia para adultos no confirmados. El Código de Derecho Canónico indica la obligatoriedad, salvo casos excepcionales, de haber recibido el sacramento de la Confirmación antes del sacramento del Matrimonio. La ceremonia, impartida por el obispo de la diócesis será el sábado, día 3 de Junio de 2017, Solemnidad de Pentecostés. Los interesados pasad por las oficinas de la parroquia donde se prepara el Expediente Matrimonial, por la parroquia donde estáis bautizados o bien por las oficinas de la Concatedral de Santa María, en la calle Arcipreste Balaguer (pasaje peatonal entre calle Mayor y plaza Mayor) y preguntad los requisitos.

 

El Sacramento de la Confirmación para los novios


El Papa Francisco ha explicado que sin el Sacramento de la Confirmación nuestros muchachos y también los novios “quedan a medio camino”, por lo cual es sumamente importante procurar que lo reciban siguiendo una adecuada preparación.
El Santo Padre ha dicho que es importante tener cuidado de que nuestros muchachos y los novios reciban este sacramento. Todos nos preocupamos de que estén bautizados y esto es bueno, ¿eh? Pero tal vez no tengamos tanto cuidado de que reciban la confirmación: quedan a mitad de camino y no reciben el Espíritu Santo, ¡eh!, ¡que es muy importante en la vida cristiana, porque nos da la fuerza para seguir adelante!”
El Papa ha resaltado asimismo que “la Confirmación debe ser entendida en continuidad con el Bautismo, al que está vinculada de manera inseparable. Estos dos sacramentos, junto con la Eucaristía, constituyen un único evento salvador que se llama la ‘iniciación cristiana’, en el que somos insertados en Cristo Jesús muerto y resucitado, y nos convertimos en nuevas criaturas y miembros de la Iglesia”.
Tras subrayar que Confirmación significa “unción”, el Papa indicó que este Sacramento “confiere un crecimiento de la gracia bautismal: nos une más firmemente a Cristo; completa nuestro vínculo con la Iglesia; nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe, para confesar el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de su cruz”. Por supuesto, es importante ofrecer a los que reciben la Confirmación una buena preparación, que debe tener como objetivo conducirlos a una adhesión personal a la fe en Cristo y despertar en ellos el sentido de pertenencia a la Iglesia”.

El Pontífice ha dicho también que “cuando acogemos al Espíritu Santo en nuestros corazones, y lo dejamos actuar, Cristo se hace presente en nosotros y toma forma en nuestra vida; a través de nosotros, será Él -oigan bien esto, ¿eh?– a través de nosotros será el mismo Cristo quien orará, perdonará, infundirá esperanza y consuelo, servirá a los hermanos, estará cerca de los necesitados y de los últimos, creará comunión y sembrará la paz”.

“¡Piensen en lo importante que es esto: que es a través del Espíritu Santo, que viene Cristo para hacer todo esto en medio de nosotros y para nosotros! Por esta razón, es importante que los jóvenes reciban este Sacramento”.
Para concluir, el Papa Francisco dijo: “¡Queridos hermanos y hermanas, recordemos que hemos recibido la Confirmación, todos nosotros! Recordémoslo ante todo para dar las gracias al Señor por este don y luego para pedirle que nos ayude a vivir como verdaderos cristianos, a caminar con alegría según el Espíritu Santo que nos fue dado.

 

 

<– Volver al inicio de la sección “Bodas en la Basílica”

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales

    Facebook
    Facebook