«

»

Tres Nuncios del Papa en España han visitado la Basílica del Lledó

Sentimos una profunda alegría al recordar en nuestra web la Gracia del domingo 19 de diciembre del pasado año, cuando el Nuncio del Papa en España, el prelado italiano Renzo Fratini visitó la Basílica de la Patrona de la Ciudad. Un Nuncio Apostólico puede equipararse a un embajador y es quien por voluntad del Papa le representa en un determinado país.

Mons. Renzo Fratini había sido invitado por el Obispo de la Diócesis, Mons. López Llorente para que presidiese el Solemne Pontifical de clausura de los 50 años de la actual configuración de Segorbe-Castellón, creada por el papa Juan XXIII en 1960. La celebración tuvo lugar aquella misma tarde en la Concatedral de Santa María, pero durante el almuerzo con el Obispo y otros sacerdotes, el Nuncio del Papa pidió visitar la Basílica de la Patrona de Castellón.

Avisado el Prior, a las cinco de la tarde Mons. Fratini acompañado de Mons. López Llorente llegaba al templo patronal. Un reducido grupo de personas que visitaban en aquel momento a la Virgen le saludaron calurosamente. Después de rezar ante el sagrario, el Prior Mossén Miquel Francés le acompañó hasta el camarín, donde ambos obispos pudieron contemplar de cerca y orar ante la imagen de la Lledonera. El prelado recibió las explicaciones del Prior sobre la tradición del hallazgo de la imagen, la antigüedad del templo y la gran devoción que se le profesa no sólo en la ciudad, sino en otras muchas partes.

El Nuncio Apostólico firmó en el libro de Honor de la Basílica dejando escrita esta dedicatoria: Mis mejores votos. Me alegro por la gran devoción a la Virgen María, madre de Jesús y de la Iglesia, bajo la advocación del Lledó. Felicidades y que Dios os bendiga a todos. 19, diciembre, 2010. Renzo Fratini. Nuncio Apostólico”.

La visita del Nuncio Manuel Monteiro de Castro en 2009

No era esta la primera vez que un Nuncio Apostólico del Papa visitaba la Basílica de la Patrona. El 3 de mayo de 2009 se clausuró en la Basílica el Primer Año Mariano de Lledó. Había sido convocado por el Obispo diocesano al coincidir en domingo el 4 de mayo, día en que fue coronada pontificia y canónicamente la imagen de la patrona en 1924. También por voluntad del obispo López Llorente, aquel Pontifical fue presidido por el Nuncio del Papa, que al final de la misa regaló a la Basílica una medalla que le había sido entregada por el propio papa Benedicto XVI. En aquella ocasión el Nuncio Apostólico escribió en el Libro de Honor: Con vivas felicitaciones por la hermosa ceremonia de la clausura del Primer Año Mariano de Lledó, que he tenido el gusto de celebrar, con ocasión de la cual les he traído la bendición de Su Santidad Benedicto XVI, a quien humildemente represento en España. Manuel Monteiro de Castro. Nuncio Apostólico. 3 de mayo de 2009”.


En 1962 otro Nuncio del Papa visitó la Basílica

El domingo 11 de noviembre de 1962 visitó el santuario de la Mare de Déu del Lledó el Nuncio de Su Santidad en España, Antonio Riberi. La visita la preparó el patricio villarrealense, Juan Flors García, que había invitado al prelado a bendecir  un grupo de viviendas por él construido en Vila-real, en los solares de la fundación que aún lleva su nombre. Después de su estancia en Vila-real el Nuncio del Papa visitó Castelló, trasladándose primero a la Concatedral de Santa María y posteriormente al Santuario de Lledó para postrarse a los pies de la Virgen. El prelado alabó retiradamente la suntuosidad y magnificencia del templo. Informado de su historia, como meta de numerosas peregrinaciones desde la Edad Media, y de su condición de patrona principal de la ciudad, el Nuncio sugirió a las autoridades religiosas y municipales la posibilidad de solicitar para él la dignidad de basílica. El nuevo obispo de la diócesis, Josep Pont i Gol, se encontraba en Roma participando en las sesiones del Concilio Vaticano II.

Al día siguiente de la visita y siguiendo las indicaciones del Nuncio Riberi, la corporación municipal acordó solicitar del obispo diocesano el inicio de las gestiones para declarar el Santuario como Basílica. El acuerdo fue tomado en sesión plenaria extraordinaria y por unanimidad bajo la presidencia del alcalde, Eduardo Codina[1]. Sin embargo los nuevos aires conciliares, las ausencias continuadas del obispo, que participaba en la sesiones del Vaticano II y ciertos recelos por parte de algún elemento de la Curia Diocesana, que creía ver en ello una maniobra para restar importancia a la ciudad de Segorbe, frenaron la petición municipal.

Era entonces prior del santuario mossén Antonio Prades, que acogió la idea con extraordinaria ilusión, pero su muerte repentina, apenas unas semanas después de la visita del Nuncio, paralizó todas las gestiones. Aquel deseo popular, asumido por el Ayuntamiento, quedó grabado en la memoria colectiva y la petición se reactivó quince años más tarde, en 1977.


[1] Acta de la Sesión Plenaria del Excmo. Ayuntamiento del 12 de noviembre, 1962. Secretaria General del Excmo. Ayuntamiento.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook