«

»

V Estación de Penitencia del Cristo de Medinaceli

En medio de un vendaval, con ráfagas de viento que alcanzaban los 60 Km por hora, la venerada imagen del Cristo de Medinaceli fue conducida en procesión por su Cofradía el domingo 22 de febrero, desde la Parroquia de la Sagrada Familia donde tiene su sede, hasta la Basílica de la Patrona de la Ciudad, la Mare de Déu del Lledó.

Desde hace cinco años es voluntad, tanto de la Junta de Gobierno de la Cofradía, como del Prior de la Basílica de Lledó Mossén Josep Miquel Francés, que las Cofradías Penitenciales de Castellón comiencen la Santa Cuaresma en la casa de la Madre, la Virgen María junto a su Hijo Jesucristo.

Por este motivo, este primer domingo de Cuaresma la imagen del Cristo de Medinaceli estuvo acompañada por la Junta de Gobierno, que preside Carmen Forés y por las Camareras y Hermanos Mayores de esta singular cofradía castellonense, siendo escoltada por vez primera por algunos miembros de la Legión Española.

Presencia del alcalde de la Ciudad

A la Estación de Penitencia se sumó este año el propio alcalde de Castellón don Alfonso Bataller, las concejales del equipo de gobierno doña Marisa Ribés y doña Carmen Querol y los Hermanos Mayores de la Cofradía 2014, don Félix Franco y de 2015, don Rafael Lloret.

La imagen del Cristo, precedida por la Sección de bombos y tambores de la propia Cofradía, fue recibida por una procesión, como es costumbre en las peregrinaciones, en la cruz de término o “peiró”, que marca el inicio del espacio sagrado de la basílica.

Hasta allí acudió el prior, revestido con capa pluvial morada, portando en sus manos el relicario con las reliquias de los santos patronos de la ciudad y del Reino San Cristóbal, San Blas y San Vicente Ferrer. El relicario se venera habitualmente debajo del altar mayor de la Basílica. Le precedía la cruz alzada y varios miembros de la Junta de Gobierno de la Real Cofradía de la Mare de Déu del Lledó.

Misa Solemne y Visitas a la Virgen en el Camarín

A la llegada de la Imagen a la Basílica fue entronizada en el altar mayor, iniciándose la celebración de la Santa Misa, en la que concelebró Mossén Joaquín Guillamón Alcón, Cura Párroco de la Sagrada Familia, canónigo de la Santa Iglesia Concatedral y Director Espiritual de la Cofradía del Cristo de Medinaceli.

La Misa fue cantada por la “Coral dels barreros de la Mare de Déu de Lledó”, acompañada al órgano por su director don Augusto Belau, en la que intervino como solista doña Yasmine Müeller.

En lugares destacados se encontraban los clavarios, hermanos mayores y miembros del resto de Cofradías Penitenciales de la Ciudad: La Muy Ilustre Cofradía de la Purísima Sangre de Jesús, la Cofradía de Paz y Caridad, la Cofradía de Santa María Magdalena y la Real Cofradía de la Mare de Déu del Lledó, con su Vice-presidente don Ferrán Barberá y la Presidenta de la Junta de Señoras Camareras, doña Teresa Vilar Vilar.

Las lecturas y las peticiones fueron proclamadas por miembros de la Cofradía del Cristo de Medinaceli, que asimismo presentaron las ofrendas ante el altar.

Al finalizar la Eucaristía se cantó la Salve Popular del Lledó, iniciándose la visita a la imagen de la Virgen en su Camarín, que se prolongó durante más de una hora.

Comparte el contenido de Basílica del LLedó en tus redes sociales
    Facebook
    Facebook